Selecciona Edición
Iniciar sesión

Marcha masiva en Moscú en memoria de un líder de la oposición asesinado

Nemtsov, tiroteado hace un año, denunció la intervención en Ucrania y la situación en Chechenia

Manifestantes con carteles en recuerdo del opositor asesinado Boris Nemtsov este sábado en Moscú. EFE

Decenas de miles de personas participaron este sábado en Moscú en una marcha dedicada a la memoria de Borís Nemtsov, el político de oposición, asesinado hace un año en Moscú. Nemtsov, que en los años noventa fue vicejefe del Gobierno de Rusia y antes gobernador de la provincia de Nóvgorod, era muy crítico con la política del presidente Vladímir Putin y había denunciado la anexión de Crimea, la intervención rusa en Ucrania y la situación en Chechenia.

Nemtsov fue tiroteado en la noche del 27 al 28 de febrero, cuando caminaba por un puente sobre el río Moscova en las inmediaciones del Kremlin. Los sospechosos de la autoría son oriundos de Chechenia y las pistas del crimen -como la de otros sonados asesinatos políticos en Rusia- se pierden en aquel territorio del Cáucaso cuyo dirigente es Ramzán Kadírov.

Muchos moscovitas hicieron cola para depositar flores en el lugar donde Nemtsov cayó mortalmente herido y a ellos se sumaron los embajadores de la Unión Europea. La asistencia a la marcha dedicada a Nemtsov fue masiva y comparable a la que registró la manifestación del 1 de marzo de 2015, uno de cuyos organizadores y frustrado participante había sido el propio Nemtsov. Para la marcha del sábado se pidió permiso para 50.000 personas y entre quienes participaron estaban el exjefe de Gobierno de Rusia, Mijaíl Kasiánov, y líderes de oposición como el abogado Alexéi Navalni, el exdiputado Guenadi Gudkov o Ilia Yashin, autor de un informe que acusa a Ramzán Kadírov de estar implicado en el asesinato de su compañero de partido y amigo.

Por los boulevares marchaban también miembros de diversos partidos políticos no representados en el Parlamento ruso, como Yábloko, Parnass, Progress. En el evento había gente muy variada, entre ellos muchos jóvenes e incluso abundantes niños. Muchos portaban pancartas con fotos de Nemtov acompañadas de opiniones expresadas por el asesinado sobre distintos temas y también sostenían simples letreros, donde en blanco y negro podía leerse “No tengo miedo” o “Borís”. El ambiente era tranquilo y la marcha coreaba en ocasiones frases como: “Putin, la vergüenza de Rusia” o “Rusia será libre”.

Muchos de los lemas exhibidos exigían comicios limpios. Rusia celebrará elecciones parlamentarias el próximo septiembre y la Duma Estatal (la Cámara baja del Parlamento) ha aprobado enmiendas legislativas que restringirán aún más las posibilidades de un control independiente de los comicios. Esta semana, Putin afirmó que los “enemigos” de Rusia actuando desde el extranjero se disponen a inmiscuirse en los comicios y exhortó a los Servicios de Seguridad del Estado a estar atentos. Diferentes actos en recuerdo de Nemtsov se llevaron a cabo en Nizhni Nóvgorod, Yaroslav, Riazan, Pskov, Novosibirsk, Yekaterinburg y otras ciudades del país.