Selecciona Edición
Iniciar sesión

Clinton llega consolidada como la favorita demócrata al Supermartes

La precandidata se presenta afianzada a las 11 elecciones primarias del martes, el día más importante del proceso de selección del nominado presidencial

La demócrata Hillary Clinton durante un acto de campaña este domingo. M. Humphrey

Hillary Clinton ha superado las turbulencias iniciales, ha contenido el ascenso de su rival, el senador socialista Bernie Sanders, y llega afianzada como la favorita demócrata a las 11 elecciones primarias del martes.

Con su arrolladora victoria el sábado en Carolina del Sur, donde se impuso a Sanders por casi 50 puntos, gracias sobre todo al voto negro, la exsecretaria de Estado ha ganado tres de los cuatro procesos de primarias o caucus (asambleas electivas) de los aspirantes a hacerse con la nominación del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de Estados Unidos el próximo noviembre.

Clinton venció por la mínima en Iowa, el Estado que inauguró a principios de febrero el proceso de selección de los candidatos. Perdió por 22 puntos de diferencia ante Sanders en New Hampshire. En Nevada, ganó con cinco puntos de ventaja. Y en Carolina del Sur se impuso por casi 50 puntos: con un 73,5% de los votos frente al 26% del senador socialista.

Las victorias en Nevada y Carolina del Sur evidencian la mayor popularidad de la exprimera dama respecto a Sanders entre las minorías raciales. El cortejo a latinos y negros ha sido una de las prioridades de su campaña, siguiendo la estela de Barack Obama en las elecciones de 2008 y 2012. Pero, a diferencia del presidente, el voto joven se decanta más por Sanders y su encendida retórica contra el establishment y las desigualdades económicas.

Desde mediados de enero, Clinton hace una defensa apasionada del legado de Obama. Se han esfumado las críticas que vertía hasta hace unos meses a su antiguo rival electoral y jefe. Clinton se presenta como la mejor sucesora del presidente saliente, del que fue secretaria de Estado entre 2009 y 2013.

La estrategia buscaba alejar el auge de Sanders y tratar de enterrar la polémica por el hecho de que Clinton solo usara un correo electrónico privado —con un servidor en su domicilio— como secretaria de Estado.

En Carolina del Sur, la estrategia surtió efecto: el voto negro que en 2008 catapultó a Obama frente a Clinton en ese Estado, apoyó el sábado masivamente a la aspirante demócrata. En ese Estado, Clinton aparecía en anuncios junto a Obama. Se centró en presentarse como la candidata más experimentada y más cercana a la comunidad afroamericana.

El voto negro supone más del 50% del electorado demócrata en Carolina del Sur. Es una situación que se repite en otros Estados sureños y que hace presagiar un buen resultado de Clinton el martes en el llamado Supermartes: de los 11 Estados que votan simultáneamente, 7 están en el sur. Las encuestas conceden una ventaja a Clinton en los Estados más importantes.

La candidata cuenta con 544 de los 2.383 delegados necesarios para hacerse con la nominación demócrata. Sanders tiene 85. En el Supermartes se reparten unos 880 delegados, la cifra más alta en un solo día en el proceso de primarias o caucus. Si Clinton mantiene el ritmo actual, la nominación será cada vez más difícil para Sanders.

Más información