Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El hijo de Evo Morales está vivo, según la familia de su exnovia

Una tía y la abogada de Gabriela Zapata, quien fue detenida el pasado viernes, dicen que el niño “está bien”

Gabriela Zapata, acompañada de su abogado Walter Zuleta. EFE

El escándalo con visos de culebrón que envuelve al presidente boliviano Evo Morales sigue complicándose: la tía y la abogada de su exnovia, Gabriela Zapata, afirmaron que el niño que esta tuvo con el presidente, y que hace un par de semanas Morales informó que había fallecido, se encuentra “vivo y bien”. La parte de Zapata reaccionó así a la detención el pasado viernes de la mujer, y a su procesamiento por los delitos tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito. El Gobierno respondió que si el niño se encontrara vivo, entonces Zapata habría mentido al presidente al informarle de su fallecimiento en 2007. Las redes sociales hierven con críticas contra la frialdad que Morales hubiera demostrado en tal caso, pues no habría asistido a la enfermedad y al entierro de su hijo, y se habría limitado a recibir un informe sobre el mismo.

Morales comunicó al público que su hijo había fallecido al día siguiente de que un periodista revelara un certificado de nacimiento del niño, del que hasta entonces el país desconocía su existencia. También señaló que desde la muerte de este ya no había tenido relaciones con Zapata, que en ese momento se desempeñaba como gerente comercial de CAMC, una empresa china de ingeniería que tiene contratos por alrededor de 500 millones de dólares con el Gobierno boliviano, y también hacia lobby a favor de otras empresas de la misma nacionalidad.

El presidente argumentó que se trataba de un asunto personal y que la antigua relación no había comprometido la imparcialidad del Gobierno al conceder estos contratos.

Esto sucedió en medio de la campaña para el referendo del pasado 21 de febrero, que debía habilitar constitucionalmente a Morales para una cuarta postulación electoral continua. Al final, la mayoría del país rechazó esta posibilidad, entre otras cosas por el escándalo que se armó en torno al pasado romance del presidente con una lobista de empresas que trabajan para el Estado. Como parte de la investigación que el caso animó, se descubrió que Zapata mandaba cartas a funcionarios públicos para reclamar ventajas y proponer negocios con los chinos.

Detención

El Gobierno ha intentado despegarse de la acusación de favorecer a CAMC sancionando a esta empresa con una multa de 96 millones de dólares por el incumplimiento de un contrato para construir un ferrocarril y, pocos días después del referendo, arrestando a Gabriela Zapata por las cartas que envió y otros indicios de tráfico de influencias. A partir de su detención, Zapata no ha declarado nada, pero su tía y su abogada defensora afirmaron que el niño que tuvo con Morales no murió. El Gobierno ha exigido que el niño sea presentado a un juez, al mismo tiempo que ha afirmado que en tal caso procesará a Zapata por mentirle al presidente.

Evo Morales tuvo otros tres hijos con tres mujeres distintas, uno de los cuales no quiso reconocer por algún tiempo. Cuando tuvo el romance con Zapata tenía 46 años y ella 19.