Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El ministro de Justicia de Brasil dimite por presiones del PT

Eduardo Cardozo estaba siendo acosado por una parte del partido para que rebajara el tono en las investigaciones contra el expresidente Lula da Silva

El fuego amigo del gobernante Partido de los trabajadores (PT) ha derribado a uno de los principales ministros de Dilma Rousseff. José Eduardo Cardozo, ministro de Justicia, informó a la presidenta brasileña de que pretendía dejar el cargo a primera hora de la mañana de ayer y la noticia fue confirmada por la propia Rousseff. Su sucesor será Wellington Cesar Lima, un abogado con carrera en el sector público y vinculado al actual ministro de la Presidencia, Jacques Wagner.

Cardozo estaba siendo acosado por cierta parte del PT para que rebajara la presión en las investigaciones contra el expresidente Luis Inácio Lula da Silva —dentro del escándalo de corrupción de Lava Jato— y por “las libertades” que se tomaría la Policía Federal, que depende del Ministerio, a cargo de las pesquisas. Era la tercera vez que Cardozo amenazaba con dejar el cargo por estas presiones dentro de su propio partido, pero Rousseff le convenció para quedarse. Esta fue la definitiva.

La dimisión del que fuera fiel escudero de la presidenta complica aún más el escenario de los escándalos de corrupción en la estatal Petrobras, en los que también están implicados los aliados del Gobierno, entre ellos el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece el actual vicepresidente Michel Temer, aunque el PT es el partido más afectado.

Lula da Silva está siendo investigado por supuestos delitos de ocultación de patrimonio y blanqueo de dinero

El propio Lula da Silva, antecesor de Dilma Rousseff en el cargo, está siendo investigado por supuestos delitos de ocultación de patrimonio y blanqueo de dinero y la semana pasada fue detenido João Santana, el director de campaña de Lula en 2006 y de la propia Rousseff en 2010 y 2014. El caso Petrobras ya ha llevado a la cárcel al extesorero del PT, João Vaccari, y a otros dirigentes históricos del partido como José Dirceu.

Cardozo pasará a presidir la Abogacía General de la Unión, después de que su actual titular Luís Inácio Adams anunciara hace semanas que iba a dejar su puesto.

Titular de Justicia desde 2011, después de haber formado parte del equipo de campaña que acompañó a Rousseff por primera vez en 2010, en las últimas semanas Cardozo vio cómo las críticas contra él se acrecentaron cuando un grupo de parlamentarios petistas fueron a su despacho a protestar por la actuación de la Policía Federal y cuando el propio Lula sugirió, durante una fiesta por el aniversario del partido, que las fuerzas del orden iban a romper su secreto bancario, sus comunicaciones telefónicas y sus datos fiscales.

 Razones políticas

Cardozo respondió a sus interlocutores que no tenía manera de impedir estas actuaciones legales. Aunque administrativamente la Policía Federal depende del Departamento de Justicia, tiene autonomía para investigar a cualquier ciudadano.

En una nota hecha pública ayer, la Asociación Nacional de los Delegados de la Policía Federal (ADPF) declaró que recibía la noticia de la dimisión de Cardozo con extrema preocupación, sobre todo por la sospecha, según el texto, de que se producía por razones políticas. “No nos sentimos privilegiados en comparación con otras instituciones como Justicia o el Ministerio Público, pero no podemos acusar al ministro de interferir en la investigación. Y eso es lo que la Policía Federal quiere”, dijo el presidente de la ADPF, Carlos Enrique Sobral.