Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un juez de Nueva York da la razón a Apple en el desbloqueo de iPhones

La sentencia de un caso de narcotráfico marca un precedente favorable a la compañía, que recientemente ha negado al FBI acceso al teléfono de uno de los terroristas de San Bernardino

No es el caso de San Bernardino, pero sí un precedente que llega en el momento más oportuno. Un juez de Nueva York ha defendido que Apple no debe desbloquear un iPhone en un caso de narcotráfico.

La causa abierta en un tribunal de Brooklyn en octubre crea un importante precedente para Apple en el caso del móvil del tiroteo de San Bernardino. El juez James Orenstein sostiene que los motivos de la fiscalía no son suficientes como para forzar a Apple a saltarse la clave de seguridad del móvil. "Después de recibir los hechos y los argumentos de las partes, concluyo que ninguno de estos factores justifica imponer a Apple la obligación de asistir a la investigación del Gobierno contra su voluntad. Por ello, niego la moción", apunta en un documento de más de 50 páginas.

Jung Feng, el acusado y dueño del iPhone, está acusado, junto a otras cuatro personas, de traficar con anfetaminas. En esta ocasión no se trata de un iPhone 5C, sino de un 5S. Al igual que en el caso de San Bernardino, las autoridades fueron incapaces de sacar información del terminal. Los agentes de la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA) pidieron colaboración al juez para que Apple ayudase en la labor. Orenstein cree que la orden “no se ajusta a los usos y principios de la ley”. En su opinión, Apple no es responsable de que sus aparatos se usen para vender drogas. El veredicto se apoya en la Ley de Mandatos Judiciales, que se remonta a 1789. El juez apunta a que Apple ya ha colaborado en 70 casos con las autoridades federales, pero que es potestad del juez autorizar su colaboración. Apple, a través de una llamada colectiva con un ejecutivo de la empresa, ha reconocido que este precedente les beneficia.

El juez opina que Apple no es responsable de que sus aparatos se usen para vender drogas

El Departamento de Justicia se ha pronunciado al respecto en un comunicado: “Estamos muy molestos con el veredicto del magistrado, pensamos hablar con él en los próximos días. Queremos dejar claro que Apple accedió a colaborar para dar con los datos del móvil, como pasó tantas otras veces en las mismas circunstancias. Este teléfono (por el de San Bernardino) podría tener pruebas que nos ayuden en la investigación del delito. Vamos a seguir con el proceso para intentar conseguirlas”.

Este martes el abogado de Apple tendrá su primera vista en el Senado. Bruce Sewell, vicepresidente a cargo de los asuntos legales de la manzana, prevé apoyarse en la defensa de los derechos individuales. El directivo ha compartido el borrador de su intervención inicial con los medios. Además de incidir en su solidaridad con las familias de las víctimas del tiroteo, mantienen que no tienen simpatía alguna hacia los terroristas. “Tenemos el mayor de los respetos por la defensa de la ley, compartimos su objetivo por un mundo más seguro. Tenemos un equipo dedicado por completo a ello que se puso mano a mano con el FBI tan pronto como nos llamaron. Dimos toda la información. Incluso fuimos más allá poniendo a su disposición varios ingenieros para aconsejarles con diferentes opciones”, revela.

Al mismo tiempo, mantiene la posición de no crear un sistema operativo modificado: “Crear ese software no solo afectaría al iPhone, disminuyendo la seguridad de todos ellos”. Continúa en esa misma línea: “Los háckers y criminales podrían usar el código para saltarse nuestra privacidad y seguridad personas. Sentaría un precedente peligroso de intrusión en la privacidad y seguridad de los ciudadanos”.

Más información