Selecciona Edición
Iniciar sesión

Brasil detiene a un directivo de Facebook por no entregar datos

La Policía Federal acusa a la empresa de incumplir órdenes judiciales

Otro capítulo de la difícil relación entre la justicia brasileña y los gigantes de la tecnología tuvo lugar este martes al ser detenido Diego Dzodan, vicepresidente de Facebook para América Latina en São Paulo por incumplir órdenes judiciales. Según el comunicado de la policía, un juez de Estado de Sergipe, al noroeste del país, tomó la decisión porque la compañía, dueña de la aplicación WhatsApp desde 2014, se negó reiteradamente a revelar mensajes de texto.

Diego Dzodan, de nacionalidad argentina y el más alto cargo de la empresa en el subcontinente, fue detenido con carácter preventivo en su casa, en el barrio de Itaim-Bibi, uno de los más lujosos de São Paulo, antes de que se dirigiese al trabajo. “La detención la ha realizado la Policía Federal de Sergipe, debido al incumplimiento de forma reiterada de órdenes judiciales, contra el representante de la red social Facebook”, informó la policía en un comunicado.

Según las autoridades brasileñas, las informaciones solicitadas eran “pruebas que se utilizarán en una investigación sobre el crimen organizado y el tráfico de drogas”, que se tramita bajo secreto de sumario. El comunicado termina diciendo que “el representante [de Facebook Brasil] se encuentra en este momento declarando en la Superintendencia de la Policía Federal en São Paulo, donde permanecerá detenido a disposición de la Justicia”.

En su decisión, el juez Marcel Maia Montalvão, del Estado de Sergipe consideró que el ejecutivo incumplió órdenes judiciales que obligaban a la empresa a romper el secreto de los mensajes investigados, que se habrían intercambiado a través de aplicación de WhatsApp, compañía de la que Facebook es propietaria.

Según el tribunal, hasta en tres ocasiones se pidió a Facebook que rompiera el secreto de las cuentas de WhatsApp, pero la compañía se negó, pese a que le fueron impuestas por valor de 1.050.000 reales (unos 260.000 dólares). En un comunicado hecho público ayer, Facebook expresó su preocupación por la detención de Dzodan: “Estamos decepcionados por la medida extrema y desproporcionada de tener a un ejecutivo de Facebook escoltado hasta la comisaría, debido a un caso relacionado con WhatsApp, que opera separadamente de Facebook. Facebook siempre ha estado y estará disponible para responder a preguntas que las autoridades brasileñas puedan tener”.

Precedentes

No es la primera vez que WhatsApp tiene problemas con la justicia brasileña. En diciembre del año pasado, estuvo casi trece horas bloqueada por orden de un magistrado del municipio de São Bernardo do Campo, en el Estado de São Paulo. Como el proceso judicial está bajo secreto de sumario, las autoridades no pueden confirmar el motivo de esa orden, pero en aquella época se difundió la versión de que se trataba de una investigación sobre tráfico de drogas.

La polémica sobre la obligación o no de los gigantes de la tecnología mundial a someterse a las decisiones de la Justicia todavía no ha suscitado el debate que se está produciendo en países como Estados Unidos, donde un juez acaba de denegar al Gobierno de Washington que pueda obligar a Apple a desencriptar un celular, pero sí hay un cierto revuelo y las empresas alegan que solo están sometidas a las leyes de EE UU, donde muchas tienen sus sedes. Los casos más conflictivos involucran exactamente investigaciones criminales en curso y el choque con las políticas corporativas de privacidad.

Cuando la justicia brasileña mandó bloquear WhatsApp, el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, publicó un comunicado para lamentar el caso. “Un juez brasileño ha bloqueado la aplicación de WhatsApp de más de 100 millones de usuarios. Es un día triste para el país. Brasil había sido, hasta ahora, un importante aliado en la creación de una Internet abierta”, dijo.

Más información