Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los primeros cien días de Trump

Si el magnate republicano ganase las elecciones la transformación de EE UU sería profunda

La expresión se usó por primera vez en Estados Unidos con Franklin Roosevelt. Sus primeros cien días en la Casa Blanca, entre marzo y junio de 1933, fueron seguramente los más fructíferos de un presidente. Roosevelt puso en marcha el ‘new deal’, el plan de choque para salir de la Gran Depresión. Y transformó el país.

Si el magnate y showman Donald Trump ganase las elecciones de noviembre y en la Casa Blanca aplicase sus ideas, la transformación de EE UU sería profunda.

Muchas de sus propuestas son improvisadas, otras están codificadas en un programa; la mayoría no puede decidirlas un presidente por sí solo. Hace unos días, por ejemplo, dijo que endurecería las leyes contra el libelo, lo que en la práctica supondría limitar la libertad de expresión garantizada por la Primera Enmienda constitucional.

Política exterior

Trump descalifica a los líderes de algunos de los aliados más leales de Washington, como Alemania o Japón. Trump cree que en Oriente Próximo EE UU debe delegar en la Rusia de Vladímir Putin, en quien sí ve un aliado, la lucha contra el ISIS (acrónimo inglés del Estado Islámico), aunque al mismo tiempo dice que bombardeará a este grupo —y a las mujeres e hijos de sus miembros— hasta aniquilarlo. Reclama que EE UU se haga con el petróleo de la región

Trump quiere recuperar el ‘waterboarding’, la tortura por ahogamiento simulado, ahora prohibida. “La tortura funciona”, dice.

En el conflicto entre israelíes y palestinos, se declara “neutral”.

Inmigración y refugiados

La propuesta estrella de Trump consiste en construir un muro de 3.200 kilómetros entre Estados Unidos y México. Trump garantiza que México pagará la construcción del muro.

La otra propuesta estrella es la deportación de los aproximados once millones de inmigrantes sin papeles. Además del coste económico de la operación, semejante expulsión en masa podría convertir EE UU en un estado policial.

Con Trump, EE UU vetará la entrada de musulmanes al país.

Economía y Comercio

El plan fiscal de Trump contempla rebajas de impuestos combinadas con la eliminación de exenciones para los más ricos.

Trump defiende preservar, sin recortarlas, las pensiones de jubilación y la sanidad pública para los mayores de 65 años. También dice que el Estado federal no permitirá que nadie muera en la calle por falta de cobertura médica.

Propone declarar una guerra comercial a China, que en su opinión se aprovecha de la debilidad de los líderes de EE UU para exportar sus productos baratos y aniquilar empleos estadounidenses. Trump quiere imponer un arancel del 45% de los productos chinos.

Aplicar las propuestas no será fácil: deberá contar con el apoyo del Congreso y el Tribunal Supremo lo vigilará. Algunas, además, como la financiación del famoso muro, requieren la colaboración de otros países.

Como él dice: “Todo es negociable”.