Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un tercio de las japonesas ha sufrido acoso sexual en el trabajo

Un 40% ha experimentado tocamientos inapropiados y un 17% presiones para tener sexo, según una encuesta

Una tienda de Tokio, el pasado 9 de febrero. AFP

Un tercio de las mujeres japonesas ha sufrido acoso sexual en el trabajo. Esta es una de las conclusiones de un estudio del Gobierno de Japón hecho público este miércoles, que recoge las respuestas de más de 9.600 mujeres de entre 25 y 44 años. Más de la mitad de ellas dijo haber experimentado comentarios personales sobre su apariencia física o su edad, la mayoría por parte de sus compañeros varones. Un 40% ha experimentado tocamientos inapropiados y al 17% les han pedido o presionado para mantener una relación sexual.

Además, dos tercios de las víctimas no han denunciado lo ocurrido. Y si lo han hecho —una de cada diez— no han recibido el apoyo de sus superiores ni de sus compañeros, según muestra la encuesta que ha llevado a cabo el Ministerio de Trabajo y Salud japonés, la primera de estas características en el país. Alrededor de un cuarto de las encuestadas declaró que el acosador había sido su superior inmediato. Las participantes respondieron por Internet a los cuestionarios de las autoridades de septiembre a octubre del año pasado.

Aunque lo que se considera acoso sexual (sekuhara en japonés) es más amplio en Japón que en Europa —una invitación a cenar a solas con un superior podría considerarse así, por ejemplo—, los datos muestran que los comentarios machistas y tendenciosos son una realidad casi constante que atenta contra la vida privada de las mujeres. Japón no sale nada favorecido en los índices internacionales sobre igualdad de género. Como el del Foro Económico Mundial, donde se sitúa como el 101 de 145 países (cerca de otros como Suazilandia o Belize).

El Gobierno de Shinzo Abe ha afirmado en numerosas ocasiones que el país trata de impulsar la participación femenina. En Japón, su fuerza laboral es del 68% frente al 85% de los hombres. Y los datos que muestran su presencia en los puestos de responsabilidad son abrumadores: las mujeres ocupan un 9% de los puestos ejecutivos de las empresas (la media global es del 22%) y son un 9% de las parlamentarias (Japón es uno de los países que menos tiene). Todo muy lejos de los objetivos de Abe, que pretende que en 2020 el 73% trabaje y que el 30% de los puestos directivos y en la política estén ocupados por una mujer.