La UE advierte a los inmigrantes económicos que no viajen a Europa

El presidente del Consejo Europeo asegura en Grecia que "no será más un país de tránsito"

 Vídeo: Reuters-Live! / Foto: AP

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, empleó este jueves el lenguaje más descarnado y directo escuchado hasta ahora en las instituciones comunitarias para aludir a la crisis migratoria. Desde Grecia, país que corre el riesgo de convertirse en un gran campo de refugiados, Tusk apeló a “todos los potenciales migrantes económicos ilegales” que pretendan alcanzar la UE. Su mensaje fue rotundo: “No vengáis a Europa, no creáis a los traficantes, no arriesguéis vuestras vidas”. El máximo representante de los países miembros trata así de disuadir a todos aquellos que no sean sirios o iraquíes de cruzar el Mediterráneo.

El alto coste de desmantelar Schengen

La libre circulación no es solo un valor de la UE; también constituye un activo económico. La Comisión Europea ha estimado el coste que supondría desmantelar Schengen. Y concluye que detraería entre 7.000 y 18.000 millones anuales del PIB europeo (entre un 0,05% y un 0,13%). La horquilla no es muy precisa, pero da una idea del alto coste que tendría acabar para siempre —más allá de las restricciones temporales que rigen ahora— con la eliminación del pasaporte para ciudadanos de esos 26 países.

Los datos figuran en un informe que el Ejecutivo comunitario tiene previsto presentar este jueves y que aboga por construir una política común de asilo, inmigración y control de fronteras exteriores para preservar Schengen.

El discurso europeo frente al fenómeno migratorio se ha ido endureciendo a medida que se multiplicaban las llegadas. Las palabras del jefe del Consejo Europeo revelan el grado de desesperación y de impotencia que sienten los gobernantes comunitarios ante una crisis que los desborda. Pero el discurso de Tusk, que utiliza la palabra “ilegales” para aludir a personas y cierra completamente las perspectivas de llegada a Europa, ha sembrado la polémica.

En una breve intervención desde Atenas junto al primer ministro griego, Alexis Tsipras, Tusk recalcó: “Quiero apelar a todos los potenciales migrantes económicos ilegales: procedáis de donde procedáis, no vengáis a Europa, no creáis a los traficantes, no arriesguéis vuestra vida o vuestro dinero. Todo es en vano”.

El líder del Consejo aludía al creciente número de personas que no son sirios ni iraquíes pero que tratan de buscar un futuro en el club comunitario. Fuentes europeas aseguran que, de ser mayoritarios, los sirios han pasado a representar el 40% de quienes llegan a Grecia en lo que va de año. Aun así, los datos de Frontex, la agencia europea de fronteras, son contundentes: de las 68.000 entradas irregulares detectadas en enero —una cifra 38 veces mayor que la del mismo mes de 2015—, la mayoría fueron, por este orden, sirios, afganos e iraquíes. Y pese a que los países de la ruta de los Balcanes han cerrado el paso a los afganos, los datos de asilados no respaldan esa medida. Un 70% de los solicitantes de Afganistán —sumido en el caos pese a la intervención de la OTAN— ven reconocida su demanda de protección en la UE, según datos de Eurostat, la agencia estadística comunitaria.

Pese a todos esos matices, el tiempo apremia para los dirigentes comunitarios y Tusk quiso mandar varios mensajes cruzados en una misma frase. Más que a los migrantes en sí, el ex primer ministro polaco apelaba a los jefes de Gobierno de los países del Este, muy reacios a cualquier tipo de acogida de migrantes, incluso de refugiados. Y el lenguaje duro es bienvenido en esos territorios. Entre la audiencia a la que se dirigía Tusk estaban también los socios turcos. Porque el objetivo de la UE es retornar a todos aquellos extranjeros sin derecho a asilo al país desde el que emprendieron ruta hacia Grecia: Turquía.

A tres días de que la UE celebre una cumbre que considera crucial con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, Tusk trata de disuadir a los migrantes para aliviar la presión sobre Ankara, capital a la que se dirigió precisamente el presidente del Consejo Europeo tras abandonar Atenas.

El argumento más poderoso de Tusk para desaconsejar el tránsito desde las costas turcas hasta las islas griegas fue: “Ni Grecia ni ningún otro país será más un país de tránsito. Las reglas de Schengen se aplicarán de nuevo”. Es decir, que todos los migrantes llegados a suelo griego deberán permanecer allí a la espera de recibir asilo o ser devueltos a sus territorios de origen, en caso de que existan acuerdos de retorno. En la práctica, la maniobra es compleja. La UE solo logró retornar a un 40% de quienes recibieron una orden de expulsión en 2014, aunque esos procesos se están agilizando.

Sanciones a otros países

Antes de la intervención de Tusk, el primer ministro griego había lanzado una idea también provocadora, que quedó eclipsada por la retórica del líder del Consejo. Tsipras instó a sancionar a los países que no asuman su parte de responsabilidad en la crisis de refugiados. “Esperamos que se reconozca que Grecia no puede asumir sola la carga [de los refugiados]. Nosotros cumplimos nuestros compromisos y esperamos sanciones para los que no lo hacen”, aseguró el dirigente heleno, presionado por las aproximadamente 30.000 personas que permanecen bloqueadas en su país, sin poder continuar la ruta hacia Alemania por las restricciones de fronteras que aplican unilateralmente los países de ese trayecto.

Desde Budapest, el ministro de Gobernación, János Lázár, interpretó rápidamente que Atenas pretende “imponer la inmigración a Hungría”.

Más información