Griesa levanta bajo condiciones el bloqueo a Argentina

El magistrado neoyorquino pide que se derogue la legislación que impide pagar a los bonistas

Uno de los abogados de los fondos estadounidenses EFE

Thomas Griesa se hizo esperar un día. El juez neoyorquino decidió finalmente dar la orden para que se levanten las medidas cautelares que impidieron a Argentina pagar a los bonistas, porque entiende que la situación que llevó al bloqueo ha cambiado de manera significativa. Es un paso clave para que el país pueda volver al mercado de capitales para financiarse. Pero lo condiciona a que se deroguen las prohibiciones existentes y a que se respete el principio de acuerdo.

Griesa hizo pública su decisión pasadas 24 horas de la audiencia que tuvo lugar en Nueva York con los representantes legales de las partes en litigio. El Gobierno argentino había solicitado el levantamiento “automático” de las medidas cautelares para poder cumplir con lo pactado. Pero los grandes fondos intentaron que se postergara durante un mes, a la espera de ver las decisiones que adopta el legislativo y para dar a opción a negociar a los inversores más pequeños.

Ahora la patata caliente pasa al parlamento argentino, que debe derogar la legislación que impide pagar a los bonistas

“Las circunstancias han cambiado tan significativamente como para declarar a las medidas cautelares injustas y perjudiciales para el interés público”, se puede leer en la orden judicial firmada por Thomas Griesa dos días después de anunciarse el pacto. También señaló que “existe una necesidad de certeza y punto y final” en este proceso que espera logran con el levantamiento del bloqueo financiero. “Es una decisión que no se toma a la ligera”, repitió el magistrado en su argumentación.

El magistrado ya había indicado el pasado mes de febrero en un dictamen preliminar que estaba dispuesto a abrir la mano, porque entendía que el nuevo ejecutivo argentino se había mostrado dispuesto a resolver el litigio. Con su orden de levantamiento del bloqueo financiero se desmarca, por tanto, de las solicitud hechas por la mayoría de los acreedores para que se aplazara 30 días el proceso. Está por ver si los pequeños bonistas apelan la decisión.

Griesa reconoce el derecho que tienen los pequeños demandantes para apelar la orden de levantamiento del embargo financiero. “Pero las apelaciones deben ocurrir rápidamente para garantizar la certeza y la finalidad necesaria para que los acreedores existentes tengan éxito”, señala. Los representantes legales de estos inversores indicaron durante la audiencia que para ellos las circunstancias no cambiaron, porque no tuvieron opción para negociar.

El mediador Daniel Pollack anunció el pasado lunes un principio de acuerdo que resuelve el 85% de las demandas, incluidos los pactos que se alcanzaron en 2005 y 2010 para reestructurar la deuda. Ahora la patata caliente pasa al Congreso y al Senado argentino, que debe derogar la legislación que impide pagar a los bonistas para poder realizar los pagos pactados. Para ello deberá emitir nuevos bonos, que debe financiar acudiendo al mercado internacional.