Selecciona Edición
Iniciar sesión

“América Latina pide resultados, no ideologías”

En un rápido ascenso, el tecnócrata se sitúa segundo en las encuestas para las elecciones de abril por detrás de Keiko Fujimori

El candidato presidencial peruano Julio Guzmán en Arequipa el pasado martes.

Hace un mes le preguntaron al candidato presidencial peruano Julio Guzmán (Lima, 1970) por sus asesores en marketing político y no los quiso revelar porque trabajan en empresas y colaboran con él ad honorem. Ayer, en una entrevista con este periódico, repitió: “Voy a escoger el momento para lanzar sus nombres”. En ese instante entraba el productor de la telenovela de mayor audiencia en Perú, Efraín Aguilar, al local de campaña. “Julito, ¡qué tal!”, le dijo con un abrazo fuerte. El tecnócrata, segundo en las encuestas para las elecciones generales del 10 de abril, tras Keiko Fujimori, cree que los problemas principales en la región son la decepción de los ciudadanos con la democracia “porque no se ha concretado el bienestar para todos” y la dependencia económica de los precios de los commodities.

Guzmán, que pasó de un 5% de las preferencias en enero al 18% en febrero, señala que cree “en el libre mercado, pero el Estado tiene que intervenir en educación y en la solución de los conflictos sociales”.

“Cuando América Latina combine recursos naturales con conocimiento, nadie nos para, la oportunidad es única. Es una región donde hay democracias emergentes, un mismo idioma y cultura, no hay una violencia social comparada con otras regiones, y un boom demográfico”, considera el economista. En su visión del continente, Guzmán comentó que “de las políticas públicas de Uruguay tomaría su lucha contra la corrupción”, y del papel de Cuba en las negociaciones entre el Gobierno de Colombia y las FARC afirmó que “cualquier país que quiera contribuir con el proceso de paz es bienvenido independientemente de cuál haya sido su experiencia pasada”.

Los dinosaurios se extinguen. La región se está moviendo al centro

En Perú, la ley no contempla reparaciones, por ejemplo, para los familiares de los miembros de Sendero Luminoso asesinados por agentes del Estado en las cárceles. Consultado sobre si en el país es pertinente un símil acerca de las negociaciones de las FARC con el Gobierno, respondió que atenderían la deuda de las reparaciones a las víctimas del terrorismo. “No veo un paralelo: aquí hubo una Comisión de la Verdad que dejó todo absolutamente claro, y la tarea es implementar esas tareas pendientes. El caso peruano es diferente porque son países diferentes”, respondió.

Argentina y Venezuela

“Quisiera que Venezuela tuviera un régimen democrático, de respeto a los derechos y libertades. Los dinosaurios están siendo extinguidos. América Latina se está moviendo hacia el centro, pide transparencia, confianza y resultados y ya no pide ideologías. Se han vuelto inefectivas. Creo que en Argentina, en Venezuela, van en esa dirección”, refirió el secretario general de Todos por el Perú, una organización política a la que se sumó en 2014.

El tecnócrata se ha desempeñado, durante el Gobierno de Ollanta Humala, como viceministro de mediana y pequeña empresas durante algunos meses, después de haber sido funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo en el rubro de integración y comercio entre 2009 y 2011. El año pasado, como socio en la consultora Deloitte, usó sus contactos en el Gobierno para conseguir contratos en el Estado.

El candidato declara que está a favor de la unión civil de personas del mismo sexo y espera que el Congreso retome la discusión sobre la despenalización del aborto en casos de violación.

El líder de TPP anuncia que, de llegar al poder, encabezaría en persona las reformas del estado en lucha anticorrupción y contra el crimen, aunque acometería otras en el campo educativo. “Invertir en educación toma tiempo. Lo fundamental para nosotros es una revolución educativa, el tipo de bienestar en Perú es muy precario, vulnerable, con empleos de muy mala calidad, porque no ha aumentado la productividad del trabajador”, añade Guzmán, que no menciona el narcotráfico entre las prioridades pese a que Perú es el mayor productor mundial de cocaína, según el Departamento de Estado de los EE UU. A ello contesta: “Si no hacemos algo al respecto, podremos vivir la experiencia de México”.

Emergencia en 26 comunidades por derrames de petróleo

Un decreto firmado ayer por el presidente de Perú, Ollanta Humala, declara en emergencia, por 60 días, 10 localidades del distrito de Imaza, en el departamento de Amazonas, afectadas por el derrame de unos 3.000 barriles de crudo del Oleoducto Norperuano, ocurrido el 25 de enero. Ello se suma a la emergencia decretada el domingo pasado en 16 comunidades del distrito de Morona, Loreto, donde hubo una fuga del mismo ducto el 3 de febrero. La decisión tiene como marco las protestas sociales en Lima, y el eco de la petición del actor Leonardo DiCaprio en Facebook, tras ganar el Oscar, de atender a los afectados.

La ayuda camina lenta. El Ministerio de Salud ha enviado plantas portátiles de tratamiento de agua, una para cada departamento afectado, pero al menos en Imaza no hay personal capacitado para operar con ella.

El martes, en una sesión de la Comisión de Pueblos Indígenas del Congreso, la profesora María del Carmen Gómez, del Colegio Fe y Alegría de Chiriaco, Imaza, expuso a ministros y autoridades que no han recibido indicación de postergar el inicio de clases, el 14 de marzo. “Es un colegio internado para estudiantes que vienen de lejos. Siguiendo las costumbres, se bañan en el río Chiriaco, no hay duchas: ¿y si hay una epidemia de dermatitis?”, dice.

PetroPerú ha contratado a la empresa finlandesa Lamor para limpiar las áreas contaminadas. La firma se encargó de una tarea similar en la comunidad de Cuninico (Loreto) en 2014, donde los habitantes dicen sentir aún el sabor de petróleo en los pescados