Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El vicecanciller alemán califica a Trump de “peligro para la paz”

Sigmar Gabriel critica el populismo del candidato a la nominación del partido republicano de EEUU

ampliar foto
El ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, el pasado diciembre en Berlín. REUTERS

Una de las reglas de oro en las costumbres del gobierno alemán es no inmiscuirse públicamente en asuntos de política interna de terceros países, y tampoco calificar para bien o para mal a sus líderes políticos. Está tradición quedó hecho trizas este domingo con sendas declaraciones de los dos políticos más importantes de Alemania que dirigen los destinos de sus respectivos partidos y también los del país desde hace dos años: La canciller Angela Merkel y el vice-canciller y ministro de Economía, Sigmar Gabriel. Ambos señalaron, a su manera, que no votarían por Donald Trump, el polémico candidato republicano a la nominación para presentarse a la presidencia de Estados Unidos.

Gabriel, líder del SPD, criticó desde las páginas del periódico Welt am Sonntag a Trump con adjetivos que van más allá de la flema diplomática habitual. Le calificó de “peligro para la paz, la cohesión social y el desarrollo económico”.

Gabriel, cuyo partido corre el riesgo, el próximo domingo, de obtener menos votos que la organización xenófoba y de ultraderecha, Alianza para Alemania (AfD), en las elecciones regionales en el estado de Sajonia Anhalt, lanzó un interesado mensaje a los electores al etiquetar al impetuoso magnate estadounidense, como un populista de ultraderecha, que al igual que Marine le Pen en Francia y Geert Wilders en Holanda, promete a los electores de su país un retorno a un mundo de “fantasía protegida”.

“Donald Trump, Marine Le Pen o Geert Wilders, todos estos populistas no sólo son una amenaza para la paz y la cohesión social sino también para el desarrollo económico”, dijo el socialdemócrata. “Los populistas de extrema derecha prometen a sus seguidores regresar a un país de cuento de hadas donde la economía se limita a las fronteras de su propia nación”, añadió.

Gabriel, que también es ministro de Economía en el Gobierno de Angela Merkel, recordó que los países no prosperan aislados aunque admitió que “hay que esforzarse” para que la globalización sea más justa.

La canciller Angela Merkel, en cambio, optó por la sutileza para criticar a Trump. En una entrevista que publicó este domingo el periódico Bild am Sonntag, Merkel señaló que no conoce personalmente a Trump y que tampoco ve ninguna razón para contradecir al precandidato republicano a causa de los ataques que ha proferido contra su generosa política en la crisis de refugiados, que Trump calificó como “demente”.

En otro mensaje, la canciller tuvo palabras elogiosas para Hillary Clinton, la precandidata del partido Demócrata estadounidense. “Aprecio su larga experiencia política, su compromiso a favor del derecho de las mujeres y su pensamiento estratégico. Siempre que tuve que trabajar con Hillary Clinton fue una gran alegría”, dijo Merkel, al referirse a las habilidades de la ex decretaria de Estado y, al mismo tiempo, revelar cuál es su apuesta en la disputada carrera presidencial de Estados Unidos.