Selecciona Edición
Iniciar sesión

Marco Rubio recupera terreno tras vencer en las primarias de Puerto Rico

El senador se juega en los comicios de Florida del 15 de marzo su futuro en la batalla por la candidatura republicana

El candidato republicano Marco Rubio, en Idaho AP

El senador de Florida Marco Rubio ha ganado las primarias republicanas celebradas este domingo en Puerto Rico. Esta victoria llega después de la debacle que sufrió en las elecciones celebradas el sábado en los Estados de Kansas, Maine, Kentucky y Luisiana. Rubio, el aspirante preferido del aparato republicano ante la fortaleza de Donald Trump y el empuje del senador de Texas Ted Cruz, apenas obtiene consuelo con su triunfo en Puerto Rico, ya que las posibilidades de ser nominado candidato presidencial se han reducido de forma considerable en las últimas semanas.

La victoria de Rubio en Puerto Rico entraba dentro del guión, no así sus malos resultados en las primarias y caucus celebrados el sábado. El senador viajó el sábado al estado libre asociado para lanzar los últimos mensajes y garantizarse una victoria que queda ensombrecida por los pobres resultados que ha obtenido hasta la fecha. Rubio solo ha ganado hasta el momento en Puerto Rico Minesota, un resultado que contrasta con los triunfos en 12 Estados que acumula Trump o los seis que suma ya Cruz, que hoy por hoy es la principal alternativa conservadora al magnate de Nueva York.

Los ciudadanos de Puerto Rico, que sufre una profunda crisis económica que está causando que miles de personas hayan emigrado a Estados Unidos en los últimos años, pueden participar en las primarias para elegir a los candidatos de los partidos, pero no en las elecciones presidenciales que se celebrarán en noviembre.


El senador solo ha conseguido hasta el momento dos victorias

Presionado por Trump y Cruz para que abandone la pugna por la nominación ante los pobres resultados que ha obtenido en las primarias, Rubio se la jugará a una carta en las primarias que se celebrarán en Florida el próximo 15 de marzo. Si logra imponerse en el territorio en el que nació y en el que ha forjado su carrera política, Rubio todavía tiene alguna esperanza de seguir en la carrera presidencial republicana. Pero si es derrotado en Florida, como pronostican las encuestas, que otorgan una victoria rotunda a Trump, su candidatura probablemente se desvanecerá.

A partir de ahora, Rubio, hijo de inmigrantes cubanos que llegaron a EE UU a buscar fortuna, se centrará en los cinco Estados que celebran primarias el día 15, pero principalmente en Florida, que tiene una importante y poderosa comunidad hispana. El 24% de la población de este Estado de 20 millones de habitantes es de origen hispano. Los puertorriqueños suponen una importante bolsa de votos en Florida y Rubio confía en amarrar buena parte de esos sufragios.

En los últimos días, los principales líderes republicanos de Florida han manifestado su apoyo a Rubio, tras la retirada de la lucha presidencial de Jeb Bush, quien fue gobernador del Estado y que tenía gran predicamento entre los dirigentes conservadores locales.

Más información