Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los sindicatos franceses declaran la guerra a la reforma laboral de Valls

El proyecto más simbólico de Hollande abre una batalla de la que depende el futuro del socialismo francés

El primer ministro francés, Manuel Valls, y el ministro de Economía, Emmanuel Macron, en su reunión de hoy con los sindicatos. AFP

La dura reforma laboral del Gobierno francés, inspirada en la española, es ya el proyecto más simbólico y polémico del mandato de François Hollande pese a que el texto aún no se ha presentado oficialmente.El futuro del socialismo francés quedará marcado por esta iniciativa. El ala izquierda del gubernamental Partido Socialista, los radicales, movimientos estudiantiles y sindicatos han lanzado un pulso frontal al Ejecutivo para que retire el proyecto o lo modifique radicalmente. El miércoles se registrará la primera gran protesta en la calle, pero los sindicatos preparan una huelga y una movilización general para el día 31. Así se lo han transmitido este lunes en el palacete de Matignon al primer ministro, Manuel Valls, principal defensor de una reforma calificada de “liberal” por sus detractores.

Aunque no deroga la sagrada ley de las 35 horas de trabajo semanal, el proyecto la dinamita por la vía de los hechos. Además, amplía y facilita los despidos por razones económicas –cuatro trimestres de pérdidas o descenso de facturación- y rebaja los topes de indemnización por despido –15 meses de salario en lugar de entre 24 y 27 para empleados con más de 20 años de antigüedad. Además, los acuerdos entre el comité sindical y los propietarios en cada empresa estarán por encima de los acuerdos sectoriales, lo que resta fuerza a las organizaciones de trabajadores.

Si para Francia es “vital” una reforma como esa, en palabras de Valls, para los sindicatos es un paso más hacia la “precariedad emprendida por muchos Gobiernos europeos”, según Philippe Martinez, líder de la CGT, el principal sindicato francés. Y para el ala radical de los socialistas, el ejemplo más claro de la “deriva liberal” del Gobierno. Solo la patronal y varios dirigentes del conservador partido de Nicolas Sarkozy, Los Republicanos, han apoyado el contenido del proyecto.

Valls ha amenazado con dimitir si se agua el proyecto, según varias informaciones difundidas estos días

En un país que se ha resistido a las profundas reformas exigidas por Bruselas, Berlín y diversos foros económicos internacionales, este órdago de la reforma laboral llega a solo 14 meses de las elecciones presidenciales cuando la popularidad de Hollande vuelve a estar en mínimos históricos (17% de aceptación). Por eso, el presidente ha intentado calmar los ánimos: ha retrasado hasta el 24 la presentación del proyecto –prevista para el 9- para dar tiempo a organizar consultas con los sindicatos como la de este lunes y ha prometido que se tendrán en cuenta sus posiciones.

Según varias informaciones difundidas estos días, Valls ha amenazado con dimitir si el proyecto sufre modificaciones de calado, aunque el primer ministro ha desmentido haber tenido esa reacción ante Hollande. La patronal, que el martes será recibida por Valls, ya ha expresado su temor a “rebajas” en una reforma “que va en la buena dirección”.

Junto con Valls, a los encuentros con los líderes sindicales asisten la ministra de Trabajo, Myriam El Khomri, y el titular de Economía, Emmanuel Macron, el otro miembro del Ejecutivo al que la izquierda culpa de esa “deriva liberal”.

Un mes para negociar y presionar

C. Y.

Son estas las fechas clave que se han marcado Gobierno y sindicatos ante la reforma laboral:

- Días 7 y 8: Valls habla por separado con sindicatos y patronal. Reunión del Partudo Socialista.

- Día 9: Protestas de estudiantes y sindicatos. Se suma huelga de ferroviarios.

- Día 14: Valls con sindicatos y patronal a la vez.

- Día 17: Reunión de los 7 sindicatos más críticos.

- Día 24: Presentación del proyecto por el Gobierno.

-Día 31: Huelga general.

Ni el retraso ni la apertura de negociaciones han amainado los ánimos. Organizaciones estudiantes, apoyadas por sindicatos, mostrarán el miércoles su capacidad de movilización en 120 actos de protesta por toda Francia. Mientras, un manifiesto de rechazo al proyecto, promovido por una excolaboradora de Hollande y de varios ministros, ha recogido ya más de 1,1 millones de firmas en un fenómeno inédito en los últimos años en Francia.

La batalla no ha hecho más que empezar, pero cuenta con todos los condicionantes para ser la mayor del mandato de cinco años de Hollande, la que más consecuencias tendrá para el socialismo francés, para el pulso entre socialdemócratas y socioliberales y para el futuro del presidente y del primer ministro. El pulso servirá también para conocer el límite de las reformas, hasta ahora tímidas, que el Ejecutivo quiere o puede hacer. O al menos su ala menos socialdemócrata.

Más información