Selecciona Edición
Iniciar sesión

Netanyahu desaira a Obama al cancelar un viaje a Estados Unidos

Muere acuchillado un turista estadounidense durante la visita de Biden a Israel

Lugar del ataque con cuchillo en el puerto de Jaffa, Tel Aviv. THOMAS COEX (AFP) / ATLAS

Benjamín Netanyahu anuló el lunes un viaje a Estados Unidos en el que iba a asistir a la reunión del AIPAC, el principal grupo de presión proisraelí en Washington. La oficina del primer ministro alegó como principal motivo que el presidente Barack Obama no había encontrado un hueco en su agenda para recibirle. Poco después, un portavoz de la Casa Blanca mostró su “sorpresa” tras haberse enterado por la prensa de la cancelación de la visita a Obama que se estaba tramitando, a falta solo de confirmación por el israelí.

La decisión de rechazar la invitación se produjo horas antes de la llegada a Israel en una nueva visita oficial del vicepresidente Joe Biden. Portavoces de Netanyahu replicaron el martes que el jefe del Gobierno había suprimido su visita a EE UU para “no interferir en la campaña de las elecciones primarias”.

La tensa relación entre Obama y Netanyahu se agravó hace un año con la intervención del primer ministro ante el Congreso de EE UU para exhortar a los legisladores a no apoyar el acuerdo nuclear con Irán, que en aquel momento estaba negociando la Administración demócrata.

La llegada de Biden anoche al aeropuerto de Tel Aviv coincidió con un atentado en la misma ciudad, en la zona histórica del puerto de Jaffa, en el que un palestino procedente de Cisjordania hirió con un cuchillo a una decena de personas. La policía informó de que un turista norteamericano falleció tras el ataque.

El vicepresidente de EE UU tiene previsto reunirse el miércoles con Netanyahu antes de encontrarse con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas. El conflicto que enfrenta a ambos dirigentes no es el punto central de la visita de Biden, de quien se espera que haga un llamamiento a la calma tras la ola de violencia que se ha cobrado en seis meses la vida de 30 israelíes y tres extranjeros, y 190 palestinos, dos tercios de ellos abatidos por las fuerzas de seguridad al ser considerados atacantes.

Biden tiene previsto negociar la renovación del programa de ayuda militar de EE UU a Israel, que actualmente se cifra en 3.000 millones de dólares anuales, sin contar con la aportación para los sistemas de escudo antimisiles, y que el Gobierno de Netanyahu quiere elevar a 5.000 millones de dólares anuales, como compensación ante el rearme de Irán tras el levantamiento de las sanciones internacionales.

Más información