El glaciar Perito Moreno se rompe en pleno día y ante 2.000 personas

La ruptura se produce cada cuatro o cinco años, cuando el hielo choca con la roca y el agua lo perfora

Rotura del glaciar Perito Moreno AFP / QUALITY

Finalmente, y ante la atenta y ansiosa mirada de unas 2.000 personas agolpadas en la pasarela, el Glaciar Perito Moreno se ha roto. El fenómeno de la ruptura, al cual asisten miles de turistas cada vez que sucede, se produjo a las 10.56 de esta mañana (14.56 de España). En ese momento el puente que une la masa de agua a tierra se desplomó provocando un enorme estruendo.

"Verlo es un espectáculo único en el mundo, y nunca es igual. Lo he visto muchas veces pero siempre me sorprende", dijo el intendente del Parque Nacional Los Glaciares, Carlos Corvalán. "Es impresionante. Todavía siguen cayendo grandes bloques de hielo. Estamos muy felices que la gente pueda apreciar esta maravilla de la naturaleza", agregó Corvalán.

El fenómeno fue transmitido en directo y a través de una pantalla gigante en el stand argentino de la Feria de Turismo de Berlín ITB 2016. Se trata de uno de los espectáculos más famosos y únicos del mundo dado que es el único glaciar de Argentina al que se puede acceder en vehículo, lo cual facilita la concurrencia del público. Las pasarelas y ascensores instaladas sobre la montaña permiten acercarse al glaciar sin peligro incluso a personas ancianas o discapacitadas. El glaciar se rompe ligeramente todos los días del año, por lo que el espectáculo está garantizado.

La masa de hielo convierte a la vecina localidad de Calafate en un centro de atracción mundial y miles de turistas se acercan cada año para presenciar los pequeños desprendimientos que se suceden en forma permanente y que son acompañados de un "ooooh" por parte del público. Pero la ruptura mayor, como la que ha sucedido esta mañana, solo llega cuando se une el glaciar y la montaña, por lo que el agua que normalmente discurre queda atrapada.

Poco a poco, el agua va presionando y horadando el glaciar por debajo, hasta que consigue destruir definitivamente el dique y el puente de hielo se desploma. Así se vuelve a unir el Brazo Rico con el Canal de los Témpanos y empieza de nuevo el ciclo imprevisible de cuatro o cinco años hasta la nueva ruptura colosal. La última vez fue en 2012, pero sucedió de madrugada, sin que nadie pudiera verlo. Esta vez había 2.000 personas en directo y miles de personas viéndolo por televisión. Todas las emisoras argentinas conectaron con sus cámaras en el glaciar.

Más información