Selecciona Edición
Iniciar sesión

Corea del Norte anula los proyectos conjuntos con el Sur

Pyongyang liquidará los activos de las empresas que operaban en el complejo industrial de Kaesong

Un guardia de seguridad surcoreano en la carretera que conduce al complejo industrial de Kaesong, situado dentro del territorio norcoreano. REUTERS

Corea del Norte ha reaccionado de forma contundente a las últimas sanciones aprobadas por Seúl. El régimen liderado por Kim Jong-un anunció este jueves la anulación de todos los acuerdos económicos y de cooperación con sus vecinos del Sur, que estaban suspendidos de forma temporal tras las últimas dos pruebas nucleares pero que ahora se enfrentan a su cierre definitivo.

Pyongyang comunicó además su intención de deshacerse inmediatamente de todos los activos propiedad de las empresas surcoreanas en los dos proyectos que las Coreas -técnicamente en guerra- abrieron en el Norte durante periodos de distensión y gestionaban conjuntamente: el polígono industrial de Kaesong y el complejo turístico en el monte Kumgang, abiertos en 2004 y 1998, respectivamente.

"De ahora en adelante, anulamos todos los acuerdos adoptados conjuntamente por Corea del Norte y del Sur en materia de cooperación económica y programas de intercambio (...) Vamos a liquidar por completo todos los activos de las empresas e instituciones de Corea del Sur abandonados en nuestra región", anunció el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea del Norte, según informa la agencia estatal KCNA.

La actividad en Kaesong se suspendió hace justamente un mes. Fue decisión del Gobierno de Corea del Sur como represalia al lanzamiento, días antes, de un cohete de largo alcance por parte de Pyongyang que la comunidad internacional interpretó como una prueba nuclear encubierta. Entonces, Corea del Norte apenas dejó 24 horas para que los directivos surcoreanos que trabajaban en el complejo -situado a unos 10 kilómetros en el interior de su territorio- dejaran sus puestos. También congeló los activos de las más de 120 empresas que operaban en el polígono industrial, valorados en 820.000 millones de wones (unos 620 millones de euros).

El complejo turístico en el monte Kumgang, por su parte, está cerrado desde 2008, después de que una turista surcoreana fuera abatida por un soldado norcoreano al entrar en una zona prohibida. Ambos proyectos, sobre todo Kaesong, suponían una importante fuente de ingresos para Corea del Norte.

Independientemente de la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que endurece las sanciones económicas contra el régimen de Kim Jong-un, Corea del Sur aprobó el martes de forma unilateral nuevas medidas contra el país vecino, como la que prohíbe que cualquier barco que haya amarrado en algún puerto norcoreano pueda hacerlo en el Sur.

La tensión entre ambos países de la península se ha incrementado considerablemente tras las dos pruebas nucleares llevadas a cabo por Corea del Norte. A ello se le suma el inicio esta semana de las maniobras militares conjuntas entre Estados Unidos y Corea del Sur, que se realizan cada año en territorio surcoreano y que el Norte ve como una amenaza y una provocación. En esta ocasión, además, el despliegue de efectivos es más numeroso que nunca.

El Ejército norcoreano disparó este viernes dos misiles de corto alcance desde su costa oriental, un movimiento similar al realizado poco después de que la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas fuera aprobada por unanimidad. Los proyectiles volaron unos 500 kilómetros y cayeron al mar de Japón, según informó el Ministerio de Defensa de Corea del Sur. Se cree que estos lanzamientos podrían estar relacionados con los ejercicios militares en curso con Estados Unidos. Es habitual que el Ejército norcoreano lance proyectiles de corto alcance cuando se produce una escalada en la tensión. En estos periodos, los medios de comunicación estatales emplean una retórica belicista exacerbada, principalmente dirigida a Cora del Sur y Estados Unidos.

El miércoles, Kim Jong-un aseguró que su país había logrado miniaturizar una bomba nuclear, un paso necesario para que pueda ser colocada en la cabeza de sus misiles. No es la primera vez que los medios estatales norcoreanos presumen de haber alcanzado esta meta, pero sí es nuevo que lo pongan en boca de su líder.

Más información