Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

González alerta en Brasil sobre “el gobierno de los jueces”

El expresidente español manifestó su apoyo con Lula da Silva involucrado en la trama corrupta de Petrobras

El expresidente español Felipe González manifestó este jueves su apoyo y reafirmó su amistad con Luiz Inácio Lula da Silva, que hace una semana fue detenido y obligado por la Policía Federal brasileña a declarar debido a su presunta participación en la trama corrupta de la pública Petrobras. “Me choca cómo se produjo el arresto y la declaración de Lula. No creo que se haya negado a declarar antes, así que me pareció innecesario el uso de la coerción”, opinó González sobre el exmandatario brasileño, en rueda de prensa en la Universidad de São Paulo (USP).

La escritora Nélida Piñón, Marco Antonio Zago, rector de la Universidad de São Paulo, y Felipe González.

González es el primer político europeo en hablar sobre la operación de la semana pasada y manifestar su solidaridad a Lula da Silva, sumándose a otros políticos como Evo Morales y Nicolás Maduro.

González, que se encuentra en São Paulo, donde impartió una clase magistral en la USP, cree que habrá “un antes y un después” de la Operación Lava Jato, un “nuevo escenario que definirá comportamientos distintos, tanto de responsabilidades políticas como de responsabilidades empresariales”. Sin embargo, aseguró que, aunque Lula da Silva esté pasando por un momento difícil, es y seguirá siendo su amigo. Pero que no le “choca” que se investigue al exmandatario brasileño porque “somos todos iguales ante la ley”.

González hizo hincapié en la importancia de que los tres poderes de la democracia representativa —el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial— estén en equilibrio.

Para él, el más sensible de ellos es el Judicial, que tiene que ser independiente a la hora de aplicar la ley, pero que puede sufrir distorsiones durante el desarrollo democrático. Sobre todo cuando, según él, hay un “gobierno de los jueces”; es decir, cuando la aplicación de la ley busca influir en la política y sustituir al Ejecutivo o el Legislativo.

Para el exmandatario español, esto puede estar pasando en Brasil. “Lo que veo es que la política, como en todas partes, se ha degradado y uno tiene incluso que presentarse como antipolítico. Entonces los jueces pueden convertirse en héroes que representan la emoción y la aspiración de los ciudadanos. Y se convierten en un poder mucho más importante que el que emana de la voluntad popular”, explicó. Y añadió: “Me encantan los jueces, pero prefiero los que se dirigen a los ciudadanos mediante sentencias, providencias, o auto judicial. Son los más serios y respetables”.

Presunción de inocencia

González argumentó que la justicia “no tiene que mirar al justiciable, sino a la aplicación de la ley”. “La justicia tiene que ser justa. Y si es justa, es ejemplar para todos por igual. Pero cuando se habla de ejemplaridad, se está pensando que con unos hay que ser más ejemplares que con otros. Y esto no es la aplicación de la justicia”. Al finalizar, recordó: “Hay una presunción de inocencia sobre la que se basa el Estado democrático de Derecho”.

En concreto, la fiscalía brasileña acusa a Lula da Silva, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), de ser “uno de los principales beneficiarios” de un sistema de desvío de dinero de Petrobras para favorecer a grandes constructoras brasileñas. Esta trama, investigada desde hace dos años por la Operación Lava Jato, desvió unos 2.500 millones de dólares de la petrolera y resultó en la imputación y encarcelamiento de varios ejecutivos y dirigentes partidarios.

También el expresidente chileno Ricardo Lagos se pronunció sobre el expresidente brasileño: A primera vista, los hechos no son claros para tener una opinión bien fundada. Esperemos que las instituciones funcionen para que se cumpla, como corresponde, el debido proceso", ha señalado el socialdemócrata que gobernó entre 2000 y 2006. "Pero quisiera remarcar, como el propio Lula ha dicho más de una vez, que nadie puede estar por encima de la ley. Ahí está la solidez de nuestras democracias. Y, por cierto, es el momento de recordar que, más allá de esta mala hora, Lula es el líder que vino desde la base social para dar a la democracia de su país y del continente nuevos horizontes en pro de la justicia social”, dijo Lagos a EL PAÍS, informa Rocío Montes.

Un año de cátedra iberoamericana

Felipe González, expresidente español y una de las figuras más prominentes del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), acudió esta semana a la Universidad de São Paulo para convertirse en catedrático de la Cátedra José Bonifácio, del centro Iberoamericano de la USP. El político español ocupará este puesto un año, en sustitución de la escritora Nélida Piñón. González liderará una serie de estudios sobre el tema La crisis de la gobernanza de la democracia representativa. Otros titulares fueron el expresidente chileno Ricardo Lagos y el ex secretario general iberoamericano Enrique Iglesias.

Más información