Selecciona Edición
Iniciar sesión
Día Mundial del Riñón

México triplica la demanda de trasplantes renales en ocho años

La lista de espera por un riñón creció tres veces de 2007 a 2015. El número de donaciones también aumentó pero sigue siendo mínimo

Esta gráfica muestra el crecimiento en la demanda de riñones en México.

El riñón es el órgano más demandado para un trasplante en México. El número de pacientes que esperan un riñón, además, se multiplica cada año: en diciembre de 2007 eran 4.584 y en el mismo mes de 2015 la cifra llegó a 12.095, es decir, casi tres veces más en ocho años.

Las autoridades de Salud descartan que haya aumentado el número de enfermos, lo que ha crecido, dicen, es la cantidad de ellos que se anotan para recibir un trasplante. Sin embargo, otros especialistas señalan que quienes componen este índice positivo son los donadores vivos, pues si se considera sólo a los fallecidos, el número de operaciones se reduce dramáticamente.

“No hay una epidemia de enfermedades renales”, asegura el doctor Andrés Bazán, jefe de Trasplantes del Hospital Juárez, donde se practica la mayoría de los trasplantes de riñón en la capital mexicana. El funcionario asegura que hay más pacientes en espera porque hay más personas que acuden por sí solas a solicitar un trasplante, cuando antes sólo llegaban referidos de otros hospitales. Pero el expresidente de la Sociedad Mexicana de Trasplantes tiene otra explicación.

“Antes sólo se ponía en la lista de espera a los pacientes que estaban esperando un riñón de donador con muerte encefálica, y actualmente se pone también a los que lo recibirán de un donador vivo”, explica el doctor Héctor Noyola. El médico coincide en que el incremento se debe también a que los receptores cuentan con más información, pero enfatiza que los donadores vivos son los que hacen la diferencia en este tipo de trasplante.

Según cifras del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), 77% de los renales que se practican en el país provienen de un donador vivo, lo que, según el doctor Mario Vilatobá, habla de la buena voluntad de quienes donan un órgano en vida, pero también deja subutilizados los órganos de las personas fallecidas.

El jefe de Trasplantes del Instituto Nacional de Nutrición señala que los estándares internacionales de donación y trasplante establecen que debe haber un equilibrio entre los donantes vivos y los fallecidos, y que si los vivos los superan, deja de ser un esquema saludable porque se desaprovechan los órganos de quienes ya murieron, mientras los donantes vivos padecen ciertas limitaciones en su vida cotidiana por vivir sólo con un riñón.

Los especialistas señalan que México es el segundo país de América (después de Brasil) que realiza más trasplantes al año, pese a que la tasa de donación general en el país es de apenas 3.5 por cada millón de habitantes. Si sólo se consideraran las donaciones de fallecidos, no sería el segundo lugar sino el octavo o noveno.

Al margen de las explicaciones cuantitativas, la demanda de riñones para trasplantes supera por mucho la demanda de otros órganos, lo que –aunque no aumente el número de enfermos- habla de un problema de salud pública, advierte Noyola.

El protagonista de los trasplantes

  • Actualmente hay 12.431 personas en espera de un trasplante renal. El siguiente órgano más demandado es el hígado, al que esperan 407 personas, 30 veces menos pacientes que el riñón.
  • Hace 20 años (1995) se realizaron sólo 90 trasplantes de donador fallecido y para 2015 el número aumentó a 810, lo que significa que esta modalidad ha aumentado exactamente nueve veces en ese periodo.
  • La gran mayoría de los trasplantes en México se realizan en la capital, Ciudad de México.
  • Hay 478 establecimientos en el país autorizados para hacer trasplantes

El panorama para quienes esperan un trasplante renal mejora cada vez pero sigue siendo totalmente insuficiente: en 2015 se rompió el récord histórico de trasplantes de riñón en el país (2.770), pero la demanda es mucho mayor que la oferta (actualmente hay 12.431 receptores en lista de espera, según las estadísticas del Cenatra. Además, de ese número histórico, la mayoría (1.960) fueron de donante vivo y 810 de donante fallecido. 

La Insuficiencia Renal es la enfermedad crónica degenerativa que más rápido crece entre la población y se ha convertido en la segunda causa de disminución de expectativa de vida de los mexicanos, según la Fundación Mexicana del Riñón. Las enfermedades renales, al ser crónico- degenerativas, sólo pueden tratarse a través de diálisis peritoneal, hemodiálisis o trasplante, en los casos más avanzados, procedimientos que resultan muy costosos para los pacientes y las instituciones de salud pública. “El costo económico de atender la enfermedad renal de un paciente que recibe diálisis en el sector público se calcula en 159 mil pesos anuales y en el sector privado puede alcanzar los 168 mil pesos anuales", refiere un comunicado de la Fundación que cita estudios de la Universidad Nacional. 

Las causas más comunes de insuficiencia renal son otras enfermedades prevenibles, como la diabetes mellitus, la hipertensión, infecciones, cálculos, enfermedades inmunológicas o lupus, señalaron todos los médicos consultados, y coincidieron en urgir a la población a beber más agua natural y llevar una vida más saludable, pero principalmente, hicieron un llamado a la población a convertirse en donadores de órganos post mortem.

Más información