Selecciona Edición
Iniciar sesión

El juez libera a un exmilitar argentino detenido en Madrid por genocidio

La liberación de Jorge Pedro Rodolfo Wagner ha sido acordada debido a su avanzada edad

Ficha de Interpol de Jorge Pedro Rodolfo Wagner.

El juez de la Audiencia Nacional española Santiago Pedraz ha dejado este viernes en libertad provisional con medidas cautelares al prófugo argentino Jorge Pedro Rodolfo Wagner, detenido el pasado día 9 en Madrid al ser reclamado por las autoridades de su país por un delito de genocidio. El exmilitar Rodolfo Wagner, de 71 años, está supuestamente vinculado con crímenes cometidos durante la dictadura militar en ese país entre 1976 y 1983, entre ellos el secuestro, el 15 de octubre de 1976 en la provincia de San Juan, de la modelo de 24 años Marie Anne Erize Tisseau, a quien no se la volvió a ver desde ese día.

Rodolfo Wagner fue arrestado en virtud de una orden de detención internacional emitida por la Interpol a instancia de las autoridades argentinas, que lo reclaman para su extradición para que comparezca en un proceso penal en el que se le imputan -con arreglo a las leyes penales argentinas- los delitos de homicidio, privación ilegítima de la libertad y tormentos. La ficha de Interpol del exmilitar informa de que este comparte nacionalidad argentina y alemana y de que nació en la provincia de Santa Fe.

El juez le ha dejado en libertad con obligatoriedad de comparecer diariamente en el juzgado, le ha retirado el pasaporte y le ha prohibido salir de España. Entre las razones que motivaron la puesta en libertad de Rodolfo Wagner está su avanzada edad y su estado de salud, según fuentes jurídicas españolas. 

Retrato de Marie Anne Erize Tisseau.

El proceso de extradición sigue en marcha y ahora las autoridades argentinas tienen 40 días de plazo para presentar la documentación que justifica su petición.

Por los hechos que se le imputan a Rodolfo Wagner ya fueron procesados el general retirado Luciano Benjamín Menéndez, el mayor Jorge Antonio Olivera y Eduardo Vic, todos ya encausados en otros procesos por delitos de lesa humanidad llevados a cabo en la provincia de San Juan.

Olivera, considerado uno de los cabecillas de la represión en la provincia de San Juan, acusó directamente a Wagner de ese crimen. Fue en 2011, durante su declaración ante el tribunal que le juzgaba por haber hecho interrogatorios, allanamientos, detenciones y torturas, cuando Olivera negó los cargos y, en alusión al caso de la modelo, acusó del rapto a los coroneles retirados -capitanes cuando se cometió el crimen- José Luis Piedra y Jorge Pedro Rodolfo Wagner. Y añadió que ambos estaban adscritos a la Sección Operaciones del Destacamento de Inteligencia de Mendoza, pero que se desplazaron hasta San Juan a buscar a la joven.

Más información