La policía de EE UU siembra dudas sobre la muerte de un exministro ruso

La familia de Lesin creía que había sufrido un fallo cardiaco, Washington habla de un golpe en la cabeza

El exministro de Información de Rusia Mijaíl Lesin, a la derecha, y el presidente ruso, Vladimir Putin, en 2000. REUTERS

Las informaciones oficiales norteamericanas, según las cuales Mijaíl Lesin, exministro de Información de Rusia, fue golpeado antes de morir en noviembre de 2015 en un hotel de Washington, desatan las especulaciones sobre la desaparición de un personaje que conocía muy bien los entresijos del poder en Rusia. Lesin padecía graves problemas del corazón y había sido operado en repetidas ocasiones, por lo que la versión de su familia de que fue víctima de un fallo cardiaco se impuso tras su fallecimiento.

Sin embargo, los servicios forenses de Washington y la policía del distrito de Columbia informaron el jueves de que Lesin había sido golpeado con un objeto contundente en la cabeza. Este dato cambia la perspectiva sobre la muerte del político y lo sitúa simbólicamente entre las figuras rusas bien informadas muertas en extrañas circunstancias, como el magnate Borís Berezovski o el exagente de seguridad Alexander Litvinienko, ambos fallecidos en Reino Unido. Los representantes oficiales rusos han exigido información sobre el caso a las autoridades norteamericanas.

Los medios de comunicación de Moscú enumeran razones económicas, políticas y de trama de espías y servicios secretos para tratar de explicar la muerte del exministro, que tenía 57 años y que inició su carrera en 1991 como jefe de una agencia de publicidad que llegó a convertirse en monopolista de hecho de los anuncios de la televisión estatal rusa.

Entre las hipótesis, ninguna de ellas probada, de la muerte de Lesin recogidas por el canal de televisión Dozhd está la posible participación en una riña callejera antes de volver al hotel donde residía en Washington, en la zona de Dupont Circle. Otra versión es que podía haberse convertido en informante del FBI y que tenía una cita con representantes de servicios secretos estadounidenses. Una tercera hipótesis es que hubiera sido enviado por alguno de los grupos del Kremlin para establecer relaciones oficiosas con la Administración norteamericana al margen de los tirantes vínculos oficiales. Antes, el ex vice jefe de Gobierno Alfred Koj había aventurado que Lesin tal vez se había avenido a revelar algún secreto del entorno de Putin a cambio de que el FBI archivara la investigación que realizaba sobre su supuesta implicación en asuntos de corrupción y lavado de dinero. Lesin tenía tres villas en Los Ángeles y los estadounidenses querían saber de dónde había sacado el dinero para comprarlas.

El diario The Moscow Times sostenía que Lesin debía mucho dinero a Yuri Kovalchuk, un magnate de medios de comunicación procedente del círculo de oriundos de San Petersburgo encumbrados por la proximidad al presidente. Otra versión citada por la televisión Dozhd es que Lesin no ha muerto y que está acogido al programa de protección de testigos del FBI.

Mijaíl Lesin en 2002. EFE

Otra fuente que en el pasado estuvo próxima a Lesin opinó que el FBI tal vez había intentado reclutar a Lesin para echar del poder a Putin y que en Moscú tal vez habían creído esta versión. Lesin fue vicedirector de la compañía estatal de la televisión rusa (1997-1999), ministro de Información y Medios de Comunicación (1999-2004), primero bajo la presidencia de Boris Yeltsin y a partir de 2000 bajo la de Vladímir Putin, de quien pasó a ser consejero encargado de supervisar el desarrollo de medios de información y nuevas tecnologías (2004-2009).

Lesin tuvo un papel clave en la reelección de Yeltsin como presidente en 1996, ya que consiguió crear la ilusión de que el jefe del Estado, enfermo y hospitalizado, estaba al frente de los asuntos públicos. El exministro fue también el artífice de la transferencia del canal NTV, perteneciente al oligarca Vladímir Gusinski, a Gazprom en 2001 para crear Gazprommedia, el grupo de medios del monopolista de la exportación de gas, que Lesin presidió de octubre de 2013 a diciembre de 2014.

Como asesor de Putin, fue uno de los ideólogos de la fundación de Russia Today (RT), el canal televisivo creado para difundir globalmente los puntos de vista del Kremlin. Formalmente, Lesin estaba retirado de todo y, según fuentes que lo conocieron, mantenía un yate en la Costa Azul y había fundado una segunda familia.

Más información