Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Washington y París acusan al régimen sirio de torpedear la tregua

Kerry y Ayrault critican a Bachar el Asad por impedir la ayuda humanitaria en algunas zonas del país

Desde la Izquierda, la alta representante de exteriores de la UE, Federica Mogherini y los ministros de Exteriores de Italia, Paolo Gentiloni, Alemania, Frank-Walter Steinmeier, Francia, Jean-Marc Ayrault, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry y el responsable de Exteriores británico, Philip Hammond, este domingo en una comparecencia en París. AFP

Las dos principales potencias occidentales implicadas en el conflicto sirio y en la lucha contra el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas inglesas) en ese país han dedicado este domingo duras críticas al régimen de Bachar el Asad. Según los responsables de la política exterior de Estados Unidos, John Kerry, y Francia, Jean-Marc Ayrault, Damasco está intentando torpedear el cese de las hostilidades acordado hace dos semanas e impide el paso a algunas zonas a los convoyes de ayuda humanitaria coordinados por la ONU.

Las declaraciones del ministro sirio de Exteriores, Walid al-Mualem, asegurando el sábado que tratar el futuro de El Asad en la reunión del lunes en Ginebra es “una línea roja”, ha soliviantado a Washington y a París. Al-Mualem, en una rueda de prensa en Damasco, aseguró: “Siria no dialogará con nadie sobre el futuro de El Asad”… “Si la oposición tiene ese sueño, mejor que no vaya a Ginebra”. Para Ayrault, tales declaraciones son una “provocación” y una pésima señal. “Es difícil entender tales declaraciones porque van en la dirección de romper el proceso”, ha dicho Kerry.

El secretario de Estado estadounidense y el ministro de Exteriores francés se han reunido este domingo por la mañana en París con sus homólogos alemán, británico e italiano y la Alta representante de la diplomacia europea, Federica Mogherini, para fijar posiciones comunes sobre Libia, Ucrania, Yemen, Oriente Próximo y Siria. Sobre este último país, Francia es desde el principio uno de los países más beligerantes contra Bachar el Asad, responsable último, como ha recordado Ayrault, de la muerte de 260.000 conciudadanos y la huida masiva de refugiados.

Las declaraciones de Al-Mualem van en sentido contrario a lo que desea París, que considera que la solución política de Siria no puede pasar por El Asad. Tras el proceso de paz abierto, Kerry ha evocado la posibilidad de unas elecciones presidenciales en el país y sobre las posibles violaciones del cese de hostilidades acordado el 27 de febrero pasado, el secretario de Estado ha apelado a Rusia y a Irán para que asuman su responsabilidad, dado que tienen una gran influencia en el país y, sobre todo, en el régimen.

Para Kerry es especialmente sangrante que el régimen impida el paso de la ayuda humanitaria a zonas donde hay miles de ciudadanos que “llevan años sin ser atendidos” y acusó a Damasco de estar eliminando algunos de los puntos de asistencia médica y particularmente equipos quirúrgicos. “Son pruebas de mala voluntad”, ha abundado Ayrault.

A pesar de todo ello, Kerry ha destacado que el cese de hostilidades ha permitido restablecer la paz en el casi 90% del territorio sirio y que más de 300 camiones han proveído ya de ayuda humanitaria a 150.000 personas en el interior del país. También ha señalado que en la lucha contra el ISIS, la coalición global ha recuperado de los yihadistas el 40% del territorio que ocupaban en Irak y el 20% de lo que habían conquistado en Siria. “En las tres últimas semanas”, ha asegurado Kerry, “el ISIS ha perdido 300 kilómetros cuadrados y 600 combatientes. La lucha contra el ISIS se va a intensificar”.

Más información