Selecciona Edición
Iniciar sesión

La CIDH critica la exclusión de los indígenas en Guatemala

El informe subraya la exclusión que sufren las etnias. Según Unicef, ocho de cada 10 niños indígenas padecen desnutrición crónica

Una mujer indígena en Tzununa (Guatemala). EFE

Los desafíos en materia de derechos humanos siguen sin ser atendidos en Guatemala. Es lo que señala el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publicado ayer. El texto, de 228 páginas, expone los problemas de siempre: altos índices de violencia e inseguridad, “relacionados con la exclusión social”, más acuciada entre la población indígena, y “la falta de aplicación de la ley”; pero señala también un elemento que se creía superado: “las desapariciones forzadas”, ahora asociadas al crimen organizado.

El informe subraya la exclusión que sufren las etnias minoritarias. Según cifras de Unicef, ocho de cada 10 niños indígenas padecen desnutrición crónica. Además, subraya un fenómeno que ha despuntado en las últimas décadas: la explotación de territorios ancestrales que agravan la desigualdad y exclusión. El análisis de la CIDH señala que las tasas de homicidios del crimen organizado y la violencia común han tenido un leve descenso: 39,9 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2013 y alrededor de 35 en 2015.

El texto de la CIDH manifiesta, sin embargo, su preocupación por el resurgimiento de prácticas como la intervención del Ejército en tareas de seguridad ciudadana, las desapariciones forzadas y el comportamiento de algunas comunidades, como los linchamientos de supuestos delincuentes —297 personas murieron a manos de multitudes entre 2008 y octubre de 2015—.

El organismo destaca que la precaria situación de los derechos humanos en Guatemala “permea todas las esferas de la sociedad”, y recomienda al Gobierno “retomar la agenda de los Acuerdos de paz, firmados en diciembre de 1996” y continuar la lucha contra la pobreza extrema.