Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Jalisco no puede contra los feminicidios

De 560 mujeres asesinadas, sólo 111 casos han sido investigados como feminicidio

Marcha el pasado 25 de julio. Facebook

La noche del 9 de septiembre de 2015 Betsabé García, de 29 años, escuchó que alguien llamaba a la puerta de su casa. Cuando abrió, su expareja, José Alberto Servín, se abalanzó sobre ella, le golpeó en la cabeza, la estrelló contra la pared, la tumbó en el suelo y comenzó a patearla. En ese momento sacó un cuchillo y se lo enterró en el pecho varias veces. Después le cortó las venas, la amarró con un alambre y la insultó hasta su último aliento. Mientras su padre torturaba a su madre, los cinco hijos de la pareja, de entre 10 y 3 años, observaban en la misma estancia horrorizados. José Alberto logró escapar y desde entonces se encuentra prófugo. La organización feminista Cladem ha documentado en los últimos meses otros cuatro casos de mujeres asesinadas con similar saña en Tlajomulco de Zúñiga, uno de los ocho municipios que desde el mes de febrero se encuentran dentro de la alerta de violencia contra las mujeres en Jalisco, un mecanismo de carácter estatal para enfrentar y erradicar la violencia contra las mujeres en algunos territorios de la entidad mexicana.

En lo que va de año, 21 mujeres han sido asesinadas en todo el Estado. El año pasado, la cifra alcanzó las 150, pero tan solo 54 muertes fueron investigadas como feminicidios. Según los datos del Instituto Jaliciense de Ciencias Forenses desde 2012, año en que la entidad tipificó el delito de feminicidio, ha habido 560 casos de homicidios contra mujeres, de los cuales sólo 111 han sido investigados como feminicidio y las condenas no rebasan las siete. “Un número muy reducido de sentencias, necesitamos sensibilizar a los demás poderes”, reconoce el gobernador, Aristóteles Sandoval.

Desde enero de 2012 hasta febrero de 2016, 4.313 mujeres han desaparecido en el Estado

“Del 100% de las muertes, el 80% son feminicidios y el otro 20% no, pero en la Fiscalía se consigna al revés”, concluye Alejandra Cartagena, vicecoordinadora de Cladem México. Antes de declarar la alerta de violencia contra las mujeres, una iniciativa del gobernador, el Ejecutivo encargó un informe a un grupo interdisciplinar para determinar la necesidad de poner en marcha el mecanismo. “El grupo detectó un alto número de casos de homicidio en donde a pesar de identificarse una relación emocional o de parentesco entre la víctima y el victimario, no se consignó como feminicidio (...) derivado de ello se advierte la urgente necesidad de revisar a profundidad el protocolo del delito de feminicidio con perspectiva de género”, puntualiza el documento.

Homicidios de mujeres

Según el Instituto Jaliciense de Ciencias Forenses entre 2012 y el 4 de diciembre de 2015 hubo 560 homicidios de mujeres.

El 44,6% fue por arma de fuego.

El 18,64% con arma punzo cortante.

El 15,35% por golpes.

El 8,77% por estrangulación. 

El resto por quemaduras y otros.

Betsabé García había denunciado en dos ocasiones a su pareja. En la primera le dijeron que no procedía porque no “iba golpeada”. La segunda vez, seis años después, sus lesiones no eran lo suficientemente graves. Desde febrero de 2015 la entidad cuenta con un Centro de Justicia para las mujeres, que se dedica a dar atención integral a aquellas que han sido víctimas de delitos relacionados con la violencia de género. Cada día, según datos del Instituto Jaliciense de las Mujeres, el centro ofrece atención a 200 personas. El propio gobernador, Aristóteles Sandoval, admite que “el crecimiento que ha tenido, hace necesario que se destine más personal”.

La alerta de violencia contra las mujeres, un mecanismo similar al de la alerta de género aplicado en el Estado de México y algunos municipios de Morelos, viene acompañada de un presupuesto de 25 millones de pesos (1,5 millones de dólares). “Incluimos a todas las secretarías para que cada una asumiera sus objetivos y pudiéramos elaborar una política integral con estrategias en salud, educación, en la fiscalía... Empoderar a la mujer requiere un proceso”, dice Sandoval, quien califica la alerta como una “medida preventiva” y reitera que ocupan el lugar número 20, de 32 entidades, en muertes de mujeres.

“La alerta no es preventiva, sólo se da cuando un delito de alto impacto de índole común se comete en el Estado. No influye únicamente el incremento de feminicidios, sino la violencia sistemática y estructural: acoso, desapariciones, violencia doméstica [8.481 denuncias en 2015]”, responde Alejandra Cartagena.

Desde enero de 2012 hasta febrero de 2016, 4.313 mujeres han desaparecido en el Estado, la mayoría menores de edad. Los datos de la Fiscalía de Jalisco fueron obtenidos mediante el mecanismo de transparencia por la reportera Elda Magaly Arroyo.

Municipios con la alerta activada

Los municipios en los que se ha activado la alerta de genero son Ameca, El Salto, Guadalajara, Puerto Vallarta, San Pedro Tlaquepaque, Tlajomulco de Zúñiga, Tonalá y Zapopan