#LordFerrari o el nuevo episodio de abuso de poder y violencia en México

Un joven de 29 años fue sacado por la fuerza de su coche y recibió una golpiza

Un hombre de 29 años circulaba el viernes pasado por Viaducto Tlalpan, una de las vías primarias del sur de la Ciudad de México, y que desemboca en la carretera México- Cuernavaca. Un vehículo le cerró el paso, de él bajó un escolta que discutió con el civil, lo bajó de su coche a jalones y lo llevó hasta la acera, donde le propinó una golpiza. Otra persona que circulaba por esa vía grabó el ataque y lo publicó en redes sociales, por lo que el caso provocó reacciones entre los usuarios, que apodaron #LordFerrari al dueño del auto de lujo.

La víctima, que pidió ser identificado sólo con el nombre de Jair, contó lo ocurrido a la cadena Radio Fórmula, dos días después de la agresión. Asegura que fue golpeado con una pistola y que el escolta le robó sus pertenencias antes de irse, por lo que creyó que se trataba de un robo, pero el atacante no se llevó su camioneta. Tampoco recuerda, dijo en la entrevista, haberse adelantado con su coche al de los escoltas, o alguna acción que haya podido provocar la molestia de los guardaespaldas. "Sigo preguntándome el motivo de la agresión", dijo.

La grabación termina antes de que el agresor soltara a la víctima, pero según su relato, al percatarse de que su agresor estaba armado pidió ayuda a gritos; el escolta lo golpeó con la pistola, le quitó sus pertenencias y se fue cuando una voz le gritó desde el Ferrari rojo que estaba delante de ambos vehículos, "ya güey" o "déjalo güey", es lo que Jair creyó escuchar desde el vehículo de lujo. "Es cuando el sujeto que me cierra el paso primero regresa al automóvil, el sujeto que me golpea se regresa a mi carro a llevarse las cosas. Saca mis pertenencias, se sube al carro y se van".

Una vez de pie, Jair subió a su camioneta, se dirigió a la zona de hospitales cercana y pidió ayuda telefónica a la Policía. Ya estando en el área de urgencias, alguien le avisa que su agresión fue grabada en video y que se estaba haciendo viral en las redes sociales. La Fiscalía llamó -por esta misma vía- al joven a levantar una denuncia para poder iniciar una investigación.

Jair, quien dice ser conductor del servicio de taxis privados Uber, levantó la denuncia y asegura que se está recuperando de los golpes, pero aún debe usar un collarín por un esguince cervical que le causaron.

Otro ataque en el Viaducto

La Ciudad de México vive constantes asaltos violentos a los automovilistas, tanto en vialidades primarias como en calles menores. Sin embargo, la agresión del pasado viernes es el segundo ataque en cinco años de una persona armada en una vía primaria sin motivación de robo, sino con la intención de amedrentar a otro conductor. El anterior ocurrió en el Viaducto Miguel Alemán, otra de las principales vialidades de la capital, que va de oriente a poniente. En esa ocasión, dos vehículos que circulaban por esa vía a la altura de la turística colonia Hipódromo Condesa se disputaban el paso, hasta que uno de ellos sacó un arma y disparó contra el otro, en el que viajaba una familia y cuyos miembros resultaron lesionados. Según la prensa local, el agresor resultó ser un elemento policíaco de nombre Alberto Cervantes Alanís, de 35 años de edad.

Este lunes, el subprocurador de la Fiscalía de la Ciudad de México, Oscar Montes de Oca, aseguró en diversas entrevistas radiofónicas que la investigación se realiza sobre los delitos de lesiones y robo agravado, en tanto que el propietario del Ferrari deberá comparecer también como presunto autor intelectual de la agresión, pues tenía conocimiento de lo que estaba haciendo su empleado y debió impedir la golpiza.

El funcionario afirma que las autoridades de la Ciudad están en contacto con las del Estado de Morelos, de donde es originaria la matrícula del Ferrari, y gracias a ello determinaron la identidad del propietario, cuya responsabilidad en los hechos, enfatizó Montes de Oca, aún está en calidad de "probable".

Más información