Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Cartas de Cuévano

Leer la brisa

Deseo que el Premio José Emilio Pacheco pueda volverse también Hispanoamericano y ya no sólo galardón para escritores mexicanos

La Feria Internacional de la Lectura de Mérida en Yucatán lleva en las siglas su principal virtud. Aquí se privilegia a la lectura y por ende, es un amplio público lector quien apuntala la vitalidad que durante toda una semana permite a los escritores de todo género y a los intelectuales de toda talla conectar directamente con un público entrañable que asiste incondicionalmente a cada uno de las muchas presentaciones de libros, conferencias, mesas redondas y demás actividades que demuestran que FILEY es una de las más eficaces naves espaciales en la promoción de la lectura. Lo único que ha de salvarnos como personas, país y planeta se encuentra en los libros, en la lectura de todo lo maravilloso que contienen los libros y al tiempo en que eso subraya la estulticia e imbecilidad de políticos y poderosos que acostumbran babear y mandar precisamente lejos de todo lo que leemos en libros (incluyendo las leyes impresas y las teorías que podrían iluminarlos), es precisamente el pueblo lector quien garantiza el santuario de la imaginación, el espacio ilimitado de la memoria, todos los mundos de las ideas y la idea misma del mundo, así como la maravillosa geografía de todas las literaturas posibles.

Lo único que ha de salvarnos como personas, país y planeta se encuentra en los libros, en la lectura de todo lo maravilloso que contienen los libros

Rafael Morcillo es el timón de este proyecto llamado y su ejemplar vitalidad lo ha convertido no sólo en un incansable arquitecto de cada una de las ediciones y ramificaciones de la FILEY, sino el pragmático arquitecto cuyo constante afán por interrelacionar a esta feria con todas las ramas del mundo de los libros y los escritores ha conseguido cimentar cada una de sus ediciones anuales, así como elevar a un nivel ya inapelable de prestigio al Premio de Excelencia en Letras José Emilio Pacheco que este año merece Juan Villoro y que en años anteriores fue recibido por Elena Poniatowska, Fernando del Paso y el propio José Emilio Pacheco. La Filey lleva en sus siglas el ánimo no el propósito de las ferias de libros donde se negocian contratos millonarios de edición o acuerdos empresariales de traducción y cesión de derechos; aquí no se ventilan los crucigramas endógenos del libro y sus encuadernaciones, sino la multiplicación de sus lecturas y además, en un escenario que multiplica el placer de la lectura. Hablo de las palmeras ondulantes y el Sol perfecto, las viejas casonas porfirianas que se alinean intactas a lo largo del imperial Paseo Montejo (como contraste a los adefesios –que no, edificios) que algunos dementes construyeron en décadas recientes con el pésimo gusto de una modernidad malentendida.

Deseo larga vida a esta FILEY y el deseo de que sus éxitos sigan cosechando el debido reconocimiento a su alcance. Deseo que el Premio José Emilio Pacheco (ahora que se ha vuelto transgeneracional al premiar a un autor cuya obra sigue en proceso) pueda volverse también Hispanoamericano y ya no sólo galardón para escritores mexicanos; al convertirlo en un Premio para el Habla que nos une esta FILEY y cada paisaje de Yucatán lucirá un tesoro (creciente y renovable cada doce meses) que de aliviar el cisma turístico que afectará a todo el Caribe mexicano en cuanto Cuba vuelva a ser la gema más preciada del gran turismo. El inminente desembarco en La Habana y alrededores como avalancha de todos los tentáculos de lo que antiguamente se llamaba imperialismo nos obliga a fortalecer la alta cultura, la inigualable arqueología, la abundante naturaleza, la generosa hospitalidad y la funcionalidad cultural de una empresa empeñosa como la FILEY y sus muchas ventajas. Hablo de la cercanía del mar y de la generosa historia de todos los siglos del pretérito maya que grecan las piedras, tatuando al paisaje con cenotes como ombligos conectados directamente al centro del universo y templos majestuosos donde siguen hablando las piedras. Hablo de la cocina yucateca que transforma todos los colores en saliva y en cada una de las canciones de la música de esta tierra que embelesa y enamora, los labios como pétalos, el mar en los ojos, las flores bordadas hasta en el pelo de la noche y esa impalpable manera de permitirnos leer la brisa.

Jorge F. Hernández, blogs.elpais.com/café-de-madrid/