Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las emisiones de CO2 se mantuvieron estables en 2015 por segundo año consecutivo

La Agencia Internacional de la Energía destaca que esta variable se desliga del crecimiento económico

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía se mantuvieron estables por segundo año consecutivo, según los datos preliminares correspondientes a 2015 que han sido dados a conocer este miércoles por la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Según este análisis provisional, en 2015 las emisiones globales se mantuvieron en 32.100 millones de toneladas, lo que significa que se han mantenido en ese nivel anual desde 2013. En concreto, esas emisiones pasaron de los 32.134,37 millones de toneladas registrados en 2014 a los 32.137,48 millones de toneladas el año pasado.

"Los nuevos datos confirman las noticias sorprendentes pero bienvenidas del año pasado: llevamos dos años seguidos en los que las emisiones de gases de efecto invernadero se han desligado del crecimiento económico", ha señalado el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, en un comunicado. El responsable de este organismo destacó que las cifras se conocen justo tres meses después de que se alcanzase un acuerdo internacional en el marco de la Cumbre del Clima de París (COP21), que estableció objetivos globales para luchar contra el calentamiento global.

Según la AIE, la electricidad generada por las renovables ha desempeñado un papel "crítico", al alcanzar el 90 % de la generación de nueva electricidad en 2015. La eólica fue la responsable de más de la mitad de esa nueva electricidad generada.

La agencia considera que, teniendo en cuenta que la economía global se expandió un 3% el año pasado, hay evidencias de que el vínculo entre el desarrollo económico y el aumento de las emisiones se está debilitando. Recuerda también que en los más de 40 años en que la AIE ha facilitado datos sobre las emisiones de dióxido de carbono, solo hay cuatro periodos en que estas se mantuvieron o cayeron respecto al año anterior, y en tres de esos casos tuvieron que ver con crisis económicas globales.

Es especialmente significativo que las dos mayores potencias contaminantes, EE UU y China, disminuyeron sus emisiones relacionadas con la energía en 2015. En el país americano, esa reducción alcanzó el 2 %, gracias al paso en gran escala del carbón al gas natural para generar electricidad. Mientras, China disminuyó también un 1,5 % sus emisiones, debido a un menor uso del carbón y a la generalización de las fuentes bajas en carbono, del 19 % al 28 %, especialmente las hidráulicas y las eólicas.

La AIE publicará a finales de junio su informe especial sobre la energía y la calidad del aire en todo el mundo, donde desarrollará los datos adelantados hoy.