Selecciona Edición
Iniciar sesión

China se declara “muy preocupada” tras el hundimiento del barco

Pekín reclama una “investigación exhaustiva” del incidente

El navío argentino que hundió el pesquero chino. Prefectura Naval Argentina / EL PAÍS VÍDEO

El Gobierno chino se encuentra “seriamente preocupado” después de que la prefectura naval argentina ametrallara y hundiera el martes un pesquero chino que faenaba en aguas del país sudamericano. En un comunicado, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang, indicó que su país atribuye “una enorme importancia” al incidente. Tanto el Ministerio de Exteriores como la Embajada china en Buenos Aires han reclamado, en comunicaciones de urgencia al Gobierno argentino, que se abra una investigación exhaustiva sobre el incidente.

Además, Pekín reclama que “se informe a China de los detalles de esta investigación, se salvaguarden la seguridad, los derechos y los intereses legítimos de la tripulación china y se tomen medidas efectivas para evitar que se repite un incidente similar”.

El incidente se produjo este martes. El pesquero Lu Yan Yuan Yu 010, que faenaba en busca de calamares, entró dentro de las 200 millas de la zona de exclusión económica en aguas argentinas. Según la versión de la Prefectura, se le ordenó que apagara los motores, pero la embarcación china se dio a la fuga. Tras varias horas de persecución, los agentes argentinos abrieron fuego sobre la proa. A través del agujero en el casco creado por los disparos, el agua anegó las cámaras del buque, que empezó a hundirse. Tres de los tripulantes y el capitán se arrojaron al mar en una balsa y fueron detenidos por los agentes de la prefectura. Otros 28 marineros del Lu Yan fueron rescatados por otros pesqueros chinos.

Según el ministerio chino, no hay informaciones de que el incidente ocasionara muertos o heridos. Pekín tampoco ha hecho comentarios sobre las detenciones entre la tripulación.

Se trata del primer incidente de importancia entre Argentina y China desde la llegada al poder del nuevo presidente argentino, Mauricio Macri, que sustituyó a Cristina Fernández de Kirchner tras imponerse en las elecciones de noviembre. Macri, que durante la campaña electoral se mostró muy crítico de los lazos que su predecesora cultivó con Pekín, ha cambiado al paso tras su llegada a la presidencia y ahora sostiene que esas relaciones son demasiado importantes. China es el segundo socio comercial de Argentina, solo por detrás de Brasil.

El Congreso argentino aprobó en marzo del año pasado un nuevo acuerdo bilateral de cooperación económica e inversiones con China. Pero además, empresas chinas han invertido en sectores tan significativos en el país latinoamericano como las finanzas, la minería, el petróleo o la agricultura.

El comercio bilateral superaba en 2014 los 15.000 millones de dólares (13.500 millones de euros), de los que aproximadamente 5.000 correspondían a ventas argentinas hacia China, en su mayoría productos agropecuarios y materias primas. La República Popular exporta hacia Argentina principalmente productos industriales.

Durante su visita a ese país en 2014, el presidente chino, Xi Jinping, firmó una veintena de acuerdos bilaterales, que incluyen un crédito de 4.700 millones para construir dos represas hidroeléctricas, y 2.500 millones de dólares en otros préstamos para la línea de ferrocarril Belgrado Cargas. Dentro de esa visita, el Banco Popular de China pactó con el Central de Argentina un intercambio de yuanes y pesos por valor de 11.000 millones de dólares. En diciembre pasado, la entidad argentina consiguió que el banco central chino le cambiara parte de los yuanes por 3.086 millones de dólares para reforzar la liquidez de sus reservas.

Más información