Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 2.400 rescatados y tres muertos en 48 horas en el canal de Sicilia

Un grupo de 12 embarcaciones salió de Libia para intentar llegar a la UE por las costas italianas

La marina italiana rescata este martes a un grupo de migrantes en la costa de Sicilia.
La marina italiana rescata este martes a un grupo de migrantes en la costa de Sicilia. AFP

El Canal de Sicilia ha vivido un nuevo drama migratorio. En solo 48 horas, entre el martes y el miércoles, los guardacostas han rescatado a más de 2.400 migrantes y han recuperado tres cadáveres. Viajaban en un total de 12 embarcaciones que salieron desde el norte de Libia y que intentaban llegar a Italia, punto de entrada a la Unión Europea.

Después de un parón en las llegadas de migrantes durante las últimas dos semanas, la calma frente a las costas de Italia se ha roto. En dos días, los agentes que operan en el canal de Sicilia han salvado a un total de 2.418 migrantes. Este miércoles, los guardacostas de la Guardia Costera Italiana, de la Marina Militar y de la nave noruega Siem Pilot (que participa en el dispositivo comunitario Frontex) han salvado a 1.467 migrantes y han recuperado los tres cadáveres en 12 operaciones de salvamento. Se suman a los rescatados el martes, que fueron 950 náufragos. En las labores de socorro del martes también participó la nave de la Marina Alemana Frankfurt-am-Main, que salvó a 650 de ellos. Como es habitual, entre los rescatados hay mujeres y menores de edad. La mayoría proceden de Nigeria, Costa de Marfil, Mali y Guinea.

Las cifras han impactado en Italia después de un periodo sin rescates. La última gran operación de socorro fue el pasado 23 de febrero. Es, precisamente, la fecha de la última tragedia que vivió el Canal de Sicilia. Murieron cuatro migrantes y fueron rescatados más de 700.

De modo insólito, la ruta del canal de Sicilia llevaba más de 20 días sin presión migratoria. Según el portavoz de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) en Italia, Flavio Di Giacomo, este parón se debe a que las condiciones meteorológicas fueron peores y a la propia organización de las mafias de traficantes de personas que dirigen los viajes. Pero, en ningún caso, apunta a un descenso de la presión migratoria. En los dos primeros meses de 2016 han llegado más migrantes que en el mismo lapso de 2015. "Entre enero y febrero del año pasado llegaron a las costas italianas 7.882 migrantes. En el mismo periodo de este año, ya son 9.100 los que han llegado", explicó. Las cifras crean alarma, porque en solo dos días de marzo se han superado los 2.400 rescatados y, con la llegada de la primavera, se espera que aumenten.

El año pasado, la OIM calificó el canal de Sicilia, que conecta Libia con Italia, como la ruta migratoria más peligrosa. Y, aunque por un momento parecía que había quedado relegada a un segundo plano por la mayor presión en la ruta greco-turca, el portavoz de la OIM entiende que se trata de dos fenómenos migratorios diferentes y la ruta italiana se mantiene.

El camino greco-turco ya funcionaba el año pasado. Recibió 850.000 migrantes en 2015, mientras que Italia socorrió a 153.000. En Grecia, las llegadas son, sobre todo, de refugiados sirios. "En Grecia, los migrantes huyen de la guerra de Siria. Es una situación muy grave, pero terminará cuando termine la guerra de Siria. Sin embargo, en Italia, los flujos son más variados: los migrantes embarcan en Libia, pero llegan desde Eritrea, Somalia, Sudán y en ocasiones también desde Siria. No huyen de una guerra, sino de la conflictividad política y social y de la pobreza", agregó Di Giacomo. En Libia, ayudados de las mafias, se suben en embarcaciones hacia Italia, pero "las causas de su migración son más profundas, son estructurales". Por eso, advirtió, "es inevitable que continúen las llegadas de migrantes a través del canal de Sicilia".

Más información