Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Haya juzgará un litigio territorial entre Colombia y Nicaragua

El presidente colombiano Juan Manuel Santos anunció que no comparecerá ante la Corte Internacional en este caso porque "el fallo tiene contradicciones"

El exfiscal de Colombia, Carlos Gustavo Arrieta Padilla saluda al embajador de Nicaragua Carlos Jose Arguello Gomez en la sede de la Corte Internacional de La Haya. AFP

La Corte Internacional de la Haya (CIJ) se ha declarado competente la mañana del jueves para juzgar dos nuevas demandas presentadas por Nicaragua contra Colombia. El país centroamericano denunció la violación de las zonas marítimas que el tribunal determinó en 2012 que le pertenecían. Además, volvió a reclamar la ampliación de su plataforma continental más allá de las 200 millas que establece el derecho internacional. "Ante las contradicciones de la decisión, he decidido que Colombia no seguirá compareciendo en este asunto ante la Corte", ha declarado el presidente Juan Manuel Santos minutos después de conocerse el fallo.

La CIJ ha rechazado cuatro de las cinco objeciones presentadas por el Gobierno colombiano en la primera de las demandas. El principal argumento de Colombia se basaba en no reconocer la autoridad de este tribunal después de denunciar en noviembre de 2012 el Pacto de Bogotá, un tratado internacional también conocido como Tratado Americano de Soluciones Pacíficas, suscrito en 1948, que da jurisdicción a La Haya en litigios con otros países. “Los límites deben ser fijados por los propios Estados”, dijo en su momento Santos y así lo ha reiterado este jueves. "Las fronteras solo pueden ser establecidas o modificadas mediante un tratado internacional, como lo dispone el Artículo 101 de nuestra Constitución".

"Las excepciones presentadas por Colombia han tenido una debilidad preliminar por la interpretación unilateral del derecho internacional", asegura Wilfredo Robayo, abogado experto en la materia y profesor de la Universidad Externado de Colombia. "Era lógico que la Corte rechazara la excepción del Pacto de Bogotá porque este establece de manera expresa que una denuncia solo surte efecto después de un año de su notificación". Colombia pretendía que se aplicara con carácter retroactivo. "Este tipo de argumento responde a una cuestión política, no presentarlo podría ser considerado por la opinión pública como que no se estaban defendiendo los intereses del Estado colombiano".

Nicaragua también planteó que su vecino "había hecho uso de la fuerza" en aguas internacionales para evitar su ejercicio de derecho soberano sobre casi 72.000 kilómetros en el mar Caribe que Bogotá consideraba bajo su jurisdicción. La Corte ha rechazado este extremo, lo que la canciller colombiana María Ángela Holguín considera "determinante". La Haya sí reconoce la falta de voluntad política para llegar a un acuerdo entre los dos países. "En un futuro lo haremos", ha anunciado la titular de relaciones internacionales, reconociendo que en estos años no ha habido acercamiento. "Es cierto que no se produjo un uso de la fuerza o amenaza", explica Robayo, "lo que está claro es que Colombia no quiso cumplir esta parte del fallo y así lo demuestran las declaraciones presidenciales que se hicieron en aquel momento".

El anuncio de que Colombia no comparecerá ante la CIJ no significa que Nicaragua no pueda continuar con el proceso y tampoco que haya conseguido una victoria judicial por adelantado. "Es posible que reclamen daños y perjuicios por no haber podido usar el mar que les correspondes y se podría llegar a una suerte de indemnización económica", dice el abogado. Este desenlace podría tardar en llegar tres años más.

La plataforma continental extendida

La pretensión de Nicaragua de ampliar su plataforma continental más allá de las 200 millas hasta llegar a las proximidades de la costa continental en el Caribe de Colombia dependerá de la decisión que tome la Comisión de Límites de Plataforma Continental de la ONU, organismo encargado de este asunto. La CIJ, en una decisión previa a una votación empatada (ocho magistrados a favor y otros ocho en contra), se declara competente por primera vez en su historia para juzgar un caso de este tipo una vez que la Comisión se pronuncie.

"Esta demanda ya se había planteado antes y este tribunal la había negado en su fallo del año 2012", se ha justificado Santos. "Es decir, ese tema ya era cosa juzgada". Este argumento, otra de las razones por las que Colombia no comparecerá ante la Corte, ha sido rechazado porque, como explica Rabayo, "en el fallo anterior no se juzgó, se informó a Nicaragua de que este asunto no era de su competencia hasta que no se iniciara un trámite ante la Comisión de Límites, según establece el Derecho Internacional del Mar". El país centroamericano cumplió este requisito y por esta razón presentó de nuevo la demanda. "La Corte ha vuelto a recordar que en 2012 no se pronunció de fondo sobre este asunto, se ha declarado competente y ha anunciado que esperará la decisión de la comisión".

La plataforma continental que se disputan Colombia y Nicaragua es una zona rica en recursos naturales. "Para nadie es un secreto lo que encierra este lecho marino por su contenido económico", dice Rabayo. "En mitad de esta territorio esta la reserva de la biosfera Seaflower que Nicaragua protege por ley".

Colombia, como han recordado Santos y Holguín, no firmó la convención del Derecho del Mar, por tanto, no reconocerá la decisión que tome la Comisión de Límites. "Los colombianos pueden estar tranquilos de que Colombia preservará hasta el último centímetro de nuestro territorio", ha asegurado el mandatario.