CRISIS SANITARIA

El ébola se resiste a desaparecer de África

La detección de dos casos en Guinea demuestra que la enfermedad no está erradicada

Control de fronteras entre Sierra Leona y Liberia para detectar el paso de personas con ébola hace un año. AFP

Un día ha durado la declaración oficial de que África estaba libre de ébola. Si el jueves se consideró cerrado el último brote de Sierra Leona, hoy se ha sabido que hay dos casos positivos en Guinea. Se trata de dos personas de Koropara, en la prefectura de Nzérékoré, que presentaban síntomas como vómitos y fiebres. Además, tres de sus familiares han muerto de lo que ahora se sospecha que era ébola. Guinea había sido declarado libre del virus el 29 de diciembre del año pasado. 

Según relata la Organización Mundial de la Salud (OMS), las autoridades guineanas alertaron el miércoles de que había unos casos sospechosos en esta región, y enviaron a un equipo médico. Los afectados son una mujer y su hijo de cuatro años.  

La reaparición de la enfermedad no ha sorprendido a las autoridades locales ni a la OMS, que ya habían alertado de que podían esperarse algunos brotes. Lo importante, afirman, es que los sistemas de detección funcionen, para controlarlos lo antes posible.

El Gobierno va a enviar vacunas a la región

No es la primera vez que un país declarado libre de ébola sufre un rebrote de la enfermedad. Le ha pasado ya a Sierra Leona y Liberia. El anuncio de que un brote está controlado se emite cuando pasan 42 días sin que aparezcan nuevos casos. Se toma este tiempo porque es el doble del periodo de incubación del virus. Así se asegura que la cadena de transmisión se ha roto. Con la información que se maneja, se supone que un infectado puede tardar 21 días en mostrar síntomas, que es cuando puede contagiar a otras personas. 

Las autoridades de Guinea han informado de que van a llevar vacunas contra el virus a la zona. Estos medicamentos estaban en pleno periodo de pruebas cuando la epidemia empezó a remitir, lo que impidió acabar los estudios. Hasta ahora se ha visto que no tienen efectos secundarios, y habían arrojado tasas de protección del 100%, pero estos datos deben confirmarse con en sayos a mayor escala. Además, no se podía descartar que esa eficiencia no fuera debida solo al medicamento, sino a otras medidas, como a la formación en el manejo de enfermos y cadáveres.

No se sabe la causa de esta reaparición del virus. Aparte de un posible contagio de animales o de que quedaran personas enfermas sin diagnosticar, en este brote se ha aprendido que el virus se mantiene en los fluidos corporales más allá de esos 42 días de precaución, y que puede reaparecer a partir de la infección en el ojo o el líquido cefalorraquídeo, y transmitirse por vía sexual.

Este brote de ébola comenzó en diciembre de 2014, se conoció en abril de 2015 y, desde entonces, ha afectado a más de 28.000 personas, de las que han fallecido 11.300.

Más información