Obama nombrará por primera vez a una mujer jefa de un comando central de combate

La general Lori Robinson dirigirá la defensa del territorio de Estados Unidos

Lori Robinso, en una foto del pasado 17 de febrero. AFP
Washington / Madrid

Barack Obama va a nombrar por primera vez a una mujer jefa de uno de los comandos centrales de combate de Estados Unidos, según ha anunciado este viernes el secretario de Defensa, Ashton Carter. Este ha explicado que la general del aire Lori Robinson asumirá el mando de Comando Norte (Northcom), cuya responsabilidad es la defensa del territorio de Estados Unidos, con un área de operaciones que se extiende desde Alaska hasta el Caribe.

En un desayuno en el diario Político, Carter explicó que Obama ha aprobado su recomendación de designar a la general, que actualmente lidera las fuerzas aéreas en el Comando del Pacífico. Esto demuestra que tenemos muchas mujeres oficiales excepcionalmente fuertes. Y Lori ciertamente entra dentro de esta categoría", explicó el líder del Pentágono. Estados Unidos dispone de seis comandos centrales de combate, una especie de regiones militares, cuyo jefe manda todas las fuerzas militares asentadas en el territorio bajo su control.

Si el Senado confirma su nominación, Robinson reemplazaría al almirante Bill Gortney, quien ha ocupado el puesto desde 2014, y en ese cargo responderá directamente ante el secretario de Defensa.

Robinson tiene una “profunda experiencia operativa” y una “muy buena experiencia de gestión”, según añadió Carter. Desde su puesto la general también tendrá encomendado el mando del Comando de Defensa Aeroespacial del Norte (Norad, en sus siglas en inglés), que da protección aérea a Estados Unidos y Canadá.

El anuncio se produce después de que a finales del año pasado el Pentágono anunciara otra decisión histórica: la autorización para que las mujeres puedan participar en cualquier unidad de combate militar de Estados Unidos.

La Administración militar está comenzando el proceso de reclutamiento de mujeres para puestos de combate, lo que incluye a la secretista unidad de élite Navy Seals, según los nuevos planes respaldados por Carter y a los que ha tenido acceso la agencia Associated Press.

Las mujeres desempeñan un papel cada vez mayor en las fuerzas armadas de Estados Unidos, de forma que ya son aproximadamente el 15% del personal. Desde 2013, unos 110.000 puestos de combate anteriormente cerrados a las mujeres se han abierto a cualquier género, pero hasta ahora aún quedaban unas 200.000 que seguían siendo exclusividad de hombres, entre ellas las de las fuerzas especiales.