Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Gobierno dice que Evo Morales no tuvo un hijo con Zapata

El oficialismo se basa en que la exnovia del presidente registró al niño con un documento hospitalario falso

El fiscal general del Estado boliviano, Ramiro Guerrero, muestra un certificado falso del supuesto hijo de Morales.

El escándalo que envuelve a Evo Morales ha dado otra vuelta de tuerca con la tesis del Gobierno de que el presidente boliviano nunca tuvo un hijo con Gabriela Zapata, su pareja en 2007 y ahora detenida y acusada de fraude. Morales declaró el 6 de febrero: “Tuvimos un bebé y por mala suerte murió”. Ahora los portavoces gubernamentales dicen que Zapata “engañó al presidente”.

El oficialismo se basa en que Zapata registró al niño con un documento hospitalario falso, algo que fue hecho público por el fiscal, pese a la condición de reserva que impuso el juez del caso. También se supo que esta mujer de 29 años, acusada de formar una trama para vender influencias, y también exgerente comercial de CAMC Engineering, una empresa china con contratos por más de 500 millones de dólares con el Estado boliviano, había falsificado su título de abogada. Cuando fue detenida, hace 15 días, su familia dijo que el niño que tuvo con Morales vivía, a lo que el presidente reaccionó pidiendo que se lo mostraran para hacerse cargo. Hasta ahora no hay pruebas de su existencia.

La opinión del Gobierno es que la exnovia de Morales fraguó la existencia y el fallecimiento del niño, para usar el certificado de nacimiento en sus actividades delictivas. Las autoridades han encontrado que la mujer estaba conectada con un par de funcionarios del Ministerio de la Presidencia e hizo transacciones bancarias por valor de 700.000 dólares en el último año.

Investigaciones

Esta versión, que el Gobierno busca difundir por todos los medios, salva a Morales de la acusación de tráfico de influencias, pero consolida la opinión ya general de que el presidente se desentendió del embarazo. El líder tiene tres hijos de distintas mujeres y una de ellas debió luchar para que reconociera a su hijo común.

La comisión de investigación de los contratos de CAMC con el Estado, de mayoría oficialista, aún no ha encontrado nada sucio. Sin embargo, la prensa ha publicado reportajes sobre irregularidades en la calidad y el tiempo de entrega de los bienes que esta empresa ofreció a Bolivia. En un caso, el Gobierno explicó que le era obligatorio contratar a la CAMC porque así lo establecían las condiciones del préstamo chino con el que financió la inversión. Para el Movimiento al Socialismo (MAS), el escándalo fue orquestado por “la derecha”, con la que, afirma este partido, también Zapata y su familia están vinculadas.

Más información