Nicaragua “agradece a Dios y a la Virgen” la decisión de La Haya

El ejecutivo de Daniel Ortega exige que Colombia acate las decisiones de la Corte Internacional sobre el litigio territorial

El presidente colombiano Santos calificó de injuriosa la decisión de la CIJ. EFE

El Gobierno de Nicaragua celebró este viernes la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, de declararse competente para juzgar dos demandas interpuestas por el Gobierno de Managua contra Colombia, país al que acusa de violar las zonas marítimas ya delimitadas por la CIJ en 2012, decisión que tensó aún más las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

Nicaragua también pide a la Corte que falle sobre su reclamo de ampliar su plataforma continental en el mar Caribe, petición que fue acogida por los jueces del alto tribunal de Naciones Unidas. “¡Cuánto agradecemos a Dios por esa enorme victoria de Nicaragua en La Haya!”, dijo Rosario Murillo, primera dama nicaragüense y portavoz del gobierno sandinista que encabeza el exguerrillero Daniel Ortega. “Nuestro agradecimiento a Dios y a nuestra Madre María, para nosotros los católicos, por esas bendiciones y esa protección que hay sobre nuestro país”, dijo Murillo.

En un comunicado oficial el Gobierno de Ortega dijo que “toma esta oportunidad para reafirmar su firme compromiso con el Estado de Derecho a nivel internacional y la solución pacífica de las controversias entre los Estados”. En la nota el Ejecutivo sandinista afirma que este país centroamericano ha mantenido una “reiterada presencia” en el tribunal internacional, al que ha acudido desde 1984 para dirimir controversias territoriales con sus vecinos Costa Rica, Honduras y Colombia.

“Por esta razón, Nicaragua siempre ha esperado reciprocidad, en este sentido, de los demás Estados partes en una controversia que ha sido sometida a decisión de la Corte Internacional de Justicia, cuyos Fallos son inapelables y de ineludible cumplimiento”, se lee en el documento oficial.

Carlos Argüello, representante de Nicaragua ante la CIJ, dijo que la decisión de la Corte es “una victoria total para Nicaragua”, que manda “un mensaje claro: que las Sentencias de la Corte tienen que respetarse. ¡Y punto!”

“Espero que esto de alguna manera haga comprender a los colombianos que cuando la Corte falla algo es para cumplirse”, agregó el diplomático.

La noticia de la Corte se da cuatro meses después de que esa misma institución fallara contra Nicaragua en otra disputa limítrofe, esa vez con Costa Rica. En diciembre pasado los jueces de la CIJ reconocieron la soberanía costarricense en un pantanoso territorio fronterizo, determinaron que Managua violó la soberanía de su vecino con presencia militar y su derecho de navegación sobre el Río San Juan. Ese fallo estableció que Nicaragua debe indemnizar a Costa Rica por el daño ambiental causado por trabajos de dragado que en la zona fronteriza. Ortega dijo que aceptaba el fallo y que acataría la sentencia de la Corte.

La nueva decisión de la CIJ llega en un momento de incertidumbre política en Nicaragua, país que celebrará elecciones presidenciales en noviembre próximo. Hasta el momento el tribunal electoral no ha convocado a las elecciones y hay especulaciones sobre una supuesta crisis a lo interno del Frente Sandinista el partido gobernante en relación a si el presidente Ortega correrá nuevamente como candidato presidencial sería su tercer periodo electoral continúo tras su regreso al poder en 2007 o si nombrará a otra persona, entre ellas a la primera dama Murillo, que según fuentes del sandinismo tiene aspiraciones presidenciales. “Ella es más inteligente que Ortega. Ella debería ser la candidata presidencial”, dijo recientemente la escritora Gioconda Belli a la revista Cotrapoder, de Guatemala.

Además, la más reciente encuesta de la firma Cid Gallup muestra un deterioro en la imagen del Presidente de parte de los nicaragüenses. De acuerdo con esos resultados, Ortega tiene un 57% de opinión favorable, 20% menos que en 2014, cuando las opiniones positivas alcanzaban el 77%. Murillo, por su parte, tiene una opinión favorable mayor a la del Presidente, con un 62%.