Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cinco propuestas para evitar la próxima contingencia ambiental en la Ciudad de México

Los altos índices de contaminación en la capital ponen en evidencia la ineficacia de las políticas para mejorar la calidad del aire

Una vía principal de la Ciudad de México durante la contingencia.

La Ciudad de México ha vivido los peores tres días de contaminación del aire en 14 años. Por eso las autoridades celebraban este jueves haber salido de la alerta por contingencia ambiental que ha mantenido desde el lunes medidas urgentes de restricción en la circulación de vehículos y limitado algunas actividades en el exterior. Pero por el momento no se han anunciado medidas concretas que eviten una próxima alarma debido a la pésima calidad del aire en la capital.

El secretario de Medio Ambiente de México (SEMARNAT), Rafael Pacchiano, reconoció este jueves que debían revisar el Programa de Verificación Vehicular Obligatoria, para tener en cuenta las emisiones de todos los vehículos que recorren la capital, incluido el transporte público, de carga y las matrículas federales. Hasta ahora, las limitaciones de circulación eximen a los vehículos de otras entidades, los cuales pueden evitar el pago de la tenencia y acceder a un holograma (permiso para transitar) sin la necesidad de presentarse a un centro de verificación.

El Centro Mario Molina, el único premio Nobel de Química mexicano, apunta que el transporte es la principal fuente contaminante de la zona metropolitana del Valle de México. Un 46% de todos los contaminantes proviene de ahí. Por ello sugiere algunas políticas "drásticas e impopulares" para mejorar la calidad del aire.

1. Aumentar el precio de los coches. Una de las medidas que propone el centro de estudios es desincentivar la compra de automóviles privados y, a su vez, fomentar el transporte público. Una medida que, reconoce, no gustará a todo el mundo pero que es necesaria debido a la ingente cantidad de vehículos que circulan por la capital, alrededor de cinco millones. "El costo social por automóvil puede incluso superar su valor comercial", señalan desde el organismo y aún así, está "completamente subsidiado" en la zona metropolitana del Valle de México. El centro expone casos como los de Tokio o Singapur, donde al precio de un coche se le suma el costo que tiene para la sociedad.

2. Frenar el crecimiento de la "mancha urbana". El organismo propone que el Gobierno impulse unas políticas de desarrollo territorial "racionales" que contengan el crecimiento horizontal de la ciudad y rescate el espacio público y las áreas verdes. Uno de los motivos por los cuales existen tantos coches en la capital es debido a este desbordamiento de la urbe. El tiempo medio diario que dedican los habitantes en transporte es de dos horas.

3. Mejorar el transporte público. "El uso del transporte público, que utiliza cerca del 75% de la población, se vuelve determinante para asegurar la salud pública", señala el organismo. Si se mejorara su eficiencia, calidad y oferta, se reducirían las emisiones contaminantes derivadas del tráfico. El 65% por ciento de los usuarios considera que la calidad del servicio es pésima o mala. La mayoría (un 47%) usa el metro para moverse, pero una cantidad importante lo hace en microbuses (un 20%), según un estudio de la encuestadora Dinamia y el Poder del Consumidor. Estos autobuses muchas veces superan los 20 años de edad, que según el centro, pueden contaminar hasta 20 veces más que uno nuevo.

4. Regular el transporte de carga. La idea es controlar que los camiones y tráilers circulen solo en determinados horarios y en algunas zonas de la ciudad. El centro advierte que además se deben revisar los pesos y dimensiones permitidas, las rutas y, sobre todo, la verificación de emisiones.

5. Combatir la corrupción en los centros de verificación. Aunque la actualización del programa Hoy no circula incluye unas pegatinas que marcan los coches que pueden circular o no según sus emisiones, es relativamente sencillo saltarse la norma. El centro Mario Molina ha hecho un estudio a partir de mediciones en 2015 y ha concluido que cerca del 45% de los vehículos con holograma 0 y más del 80% de los que tienen holograma 2 rebasan los límites permitidos por la normatividad actual. Esto es porque lograron acceder a esas pegatinas que les permiten recorrer las calles "aprovechando prácticas de corrupción y fallas evidentes en los sistemas de verificación", apunta el organismo.

Es cierto que el Valle de México no lo tiene fácil. Se encuentra en una cuenca cerrada a 2.240 metros sobre el nivel del mar y rodeada por montañas. Estas condiciones dificultan la circulación del viento y la dispersión de las partículas contaminantes. Ahí se concentra el ozono de manera persistente y ha aumentado desde 2011 hasta la fecha. En lo que va de 2016 ya se han decretado tres precontingencias, y una contingencia ambiental, decretada el 14 de marzo tras el "incremento extraordinario de ozono".

Los expertos alertan de que existe el riesgo de enfermedades respiratorias y cardiovasculares, que pueden ocasionar muertes prematuras entre la población más adulta y los niños, derivadas de la exposición a los contaminantes atmosféricos.

Después de tres días de contingencia ambiental que han puesto en evidencia la ineficacia de las políticas ambientales en la zona, se ha iniciado una cuenta atrás para las autoridades. La calidad del aire se ha vuelto un asunto principal.

Más información