Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

62 muertos en un accidente de avión en el sur de Rusia

Dos de los miembros de la tripulación eran españoles. La aeronave intentaba aterrizar en Rostov del Don en medio de un fuerte viento

Una cámara graba el momento del impacto del aparato con el suelo. Atlas

Un total de 62 personas, entre ellas dos españoles miembros de la tripulación, perecieron en la madrugada del sábado al estrellarse un avión Boeing 737 de la compañía de bajo coste FlyDubai cuando intentaba aterrizar en el aeropuerto de la ciudad rusa de Rostov del Don, donde reinaba un fuerte viento racheado. El suceso ocurrió a las 3.42 de la madrugada (dos horas menos en la España peninsular) y las primeras hipótesis sobre las causas del siniestro apuntan hacia las condiciones meteorológicas (el viento y la mala visibilidad) aunque no se descarta un problema técnico o un fallo del piloto, de nacionalidad griega, que, aparentemente, volaba por primera vez al aeropuerto de Rostov del Don, en el sur de Rusia. Las autoridades descartan de entrada la hipótesis de un atentado. La caja negra del avión ha sido ya localizada en el lugar de la catástrofe.

El aparato había despegado del aeropuerto de Dubái a las 22.38 (hora local), con una media hora de retraso sobre el horario previsto, y debería haber aterrizado cerca de la una y media de la madrugada (hora de Moscú). Sin embargo, el mal tiempo abortó el primer intento de aterrizaje y, durante cerca de dos horas, el avión sobrevoló la zona para gastar combustible. En el segundo intento, el avión se estrelló a 253 metros de la pista de aterrizaje, donde hizo explosión y quedó totalmente destrozado.

Según manifestaron fuentes de los servicios de control de vuelos de Rusia, en vista de las condiciones atmosféricas en el aeropuerto de Rostov del Don dieron opción al piloto del avión siniestrado de aterrizar en el aeródromo de la ciudad de Volgogrado,. El piloto, dijeron estas misma fuentes, tomó la decisión de aterrizar en Rostov donde había fuerte viento racheado,mala visibilidad y hielo en pista. No obstante, el aeropuerto estaba abierto porque no se cumplían los parámetros requeridos pata el cierre.

La agencia Interfax, citando una fuente de los servicios de emergencia, dice que el piloto tal vez desistió de aterrizar cuando ya había emprendido la maniobra y el avión no resistió la presión ejercida sobre él cuando el piloto intentó remontar para volver a dar vueltas en el aire. "Por razones desconocidas varios minutos antes del aterrizaje el piloto cambió de opinión y decidió dar otra vuelta, pero no pudo", dijeron las fuentes. Según éstas,el avión cayó desde una altura de 900 metros con una velocidad de caída de 300 kilómetros/hora.

Según la lista oficial difundida por el ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia, en la aeronave viajaban 55 pasajeros, en su mayoría ciudadanos rusos (44) que volvían de vacaciones, además de ocho ucranianos, un ciudadano uzbeko y dos de India. Cuatro de los muertos son niños. Dos de los siete miembros de la tripulación eran españoles, según confirmaron en el Ministerio de Situaciones de Emergencia, que los ha identificado como Alejandro Álava Cruz y Xavier-Alejandro Curbelo Caro. Según el consulado ruso en Dubai, en la tripulación había también un ciudadano de Rusia, otro de Chipre y otra de Colombia. Esta última, probablemente es Laura Patricia de la Cruz, que figura en la lista de los miembros de la tripulación del vuelo FZ981, difundida por el Ministerio de Situaciones de Emergencia.

Es la segunda tragedia aérea que afecta a Rusia en pocos meses. En noviembre pasado, un Airbus 321 de la compañía rusa Kogalymavia explotó sobre la península del Sinaí por un artefacto cuya colocación se atribuyó un grupo próximo al Estado Islámico. Murieron las 224 personas que se encontraban a bordo, muchas de ellas turistas que regresaban del balneario egipcio de Sharm el Sheij a San Petersburgo.

El aeropuerto de Rostov del Don fue cerrado al tráfico aéreo tras el siniestro y los vuelos desviados a otros aeropuertos cercanos como el de Krasnodar. El escenario del siniestro es el segundo aeródromo civil de Rusia, responsable del espacio aéreo del norte del Cáucaso y controla todo el tráfico aéreo de la región. Estas instalaciones de control de vuelo fueron modernizadas por la empresa española Indra, que se encuentra a la vanguardia de la producción de radares y sistemas de control de vuelos y que ha modernizado también el sistema de control de vuelos de Moscú y de Mineralni Vodi, también en el norte del Cáucaso. El sistema de control de Rostov del Don entró en funcionamiento en 2005 para atender las necesidades del citado aeropuerto derivadas del incremento del tráfico aéreo con los países de Oriente Próximo y el Golfo.

El jefe del Gobierno ruso, Dmitri Medvédev, ha expresado sus condolencias a los familiares de las víctimas del siniestrado vuelo FZ 981.

Más información