La Habana intensifica el control de los disidentes en vísperas de la llegada de Obama

HRW denuncia el arresto durante unas horas del opositor Elizardo Sánchez en La Habana

Elizardo Sánchez, en su oficina de La Habana, el pasado 11 de enero. AP

Las autoridades cubanas detuvieron este sábado durante unas horas al disidente Elizardo Sánchez y a su mujer en el aeropuerto de la capital del país, La Habana, según informó el responsable de la división americana de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco. El defensor de los derechos humanos fue arrestado a su llegada a Cuba desde Miami (EE UU). Sánchez es presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, único grupo que se dedica a registrar y documentar los casos de represión y detenciones por motivos políticos en la isla.

La también opositora al régimen y bloguera Yoani sánchez informó a través de su Twitter de que ambos habían sido puestos en libertad tras tres horas retenidos en el aeródromo. El medio digital que precisamente dirige Yoani Sánchez, 14 y medio, informó este sábado de la detención de más de 200 disidentes en un día en toda la isla.

"[Elizardo Sánchez] nos dijo ayer que los agentes de seguridad estatales de Cuba han estado visitando los hogares de disidentes durante los últimos días", señaló en un comunicado Vivanco, "y les han ordenado permanecer dentro hasta que el Presidente Obama abandone la isla, bajo la amenaza de ser inmediatamente arrestados".

La detención del disidente cubano se produce tan sólo un día antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, inicie en La Habana un visita histórica que selle el deshielo iniciado entre Cuba y EE UU. El mandatario estadounidense tiene previsto mantener el martes una reunión formal con disidentes cubanos. En la lista de opositores está el propio Elizardo Sánchez, Guillermo Fariñas, Antonio Rodiles, Manuel Cuesta Morúa, Berta Soler, Yoani Sánchez y Miriam Leiva.

Exprofesor de filosofía en la Universidad de La Habana, Elizardo Sánchez, de 71 años, es uno de los mayores exponentes de la oposición cubana, rostro y portavoz de la disidencia hacia el extranjero. Por este motivo, el disidente ha sido detenido y puesto en libertad en numerosas ocasiones. De igual modo se le ha negado la salida del país, muchas veces invitado por organizaciones como la ONU o países como Francia por su labor como defensor de los derechos humanos. 

"La amenaza y detención de críticos del gobierno previas a las visitas de líderes extranjeros ha sido una práctica habitual en Cuba durante años", concluyó Vivanco en la nota.