Sérgio Moro, popular o populista

El juez que lidera la mayor investigación anticorrupción de Brasil es un "héroe" para unos y un "golpista" para otros

Sérgio Moro, en un evento con empresarios en Curitiba (Paraná, Brasil). REUTERS

"Sérgio Moro, orgullo de Brasil". "Sérgio Moro golpista". "Somos todos Sérgio Moro". "Sérgio Moro, Judas". Las pancartas que salieron a las calles los últimos días son un ejemplo de la polarización que reina últimamente en Brasil. Nadie se pone de acuerdo sobre cómo salir de esta crisis política, que evoluciona cada vez más acelerada, y tampoco sobre el carácter del juez que se ha vuelto protagonista de la crisis. Populista, dicen unos. Héroe justiciero, dicen otros.

Los pocos datos indiscutibles sobre el magistrado son que nació en 1972 en Maringá (Estado de Paraná, sur de Brasil), que está casado y tiene dos hijos, que es doctor en Derecho y estudió en Brasil y en Harvard, que ejerce de juez desde 1996. Y que su nombre empezó a estar en boca de todos desde marzo de 2014, cuando asumió el caso Lava Jato, la investigación sobre los sobornos de Petrobras, el mayor escándalo de corrupción de la historia brasileña. Opera desde la tranquila Curitiba, en Paraná, el Estado donde estalló el polvorín. Allí, el lobista Alberto Yousseff reveló la existencia de un club de empresarios que se repartía un porcentaje de las obras de la petrolera con políticos destacados. Fue una delación premiada, un acuerdo con la Justicia para confesar a cambio de rebajas en la condena lo que Moro ha usado repetidamente para obtener información. Así ha hablado, por ejemplo, el senador Delcídio do Amaral, que aseguró que la presidenta Dilma Rousseff y al expresidente Lula da Silva (sus compañeros del Partido de los Trabajadores) conocían y permitían la corrupción en Petrobras.

Decenas de empresarios y políticos, la élite de Brasil, los más poderosos, han ido a la cárcel o están siendo investigados en la Operación Lava Jato que comanda Moro. Las interminables investigaciones (ya van por la fase 24) han tocado todos los partidos pero especialmente al PT, que gobierna desde 2003. Los simpatizantes de Moro ven en su trabajo un justiciero que va a por todas. Sus detractores, un hombre hambriento de poder y reconocimiento que difunde en los medios cada nueva sospecha o cada escándalo.

El giro más inesperado de las investigaciones, el que le ha valido más críticas a Moro por populista, fue el 4 de marzo. Ese día, a las 6 de la mañana, la Policía Federal registró por sorpresa la casa de Lula y se lo llevó a declarar por supuesta corrupción. La imagen del expresidente más carismático de la historia reciente de Brasil conducido a un interrogatorio, rodeado de policías, encendió los ánimos. La petición de prisión preventiva de la Fiscalía los incendió.

Lula aceptó ser ministro de la Casa Civil, con lo que quedó aforado y pasó a responder ante el Supremo Tribunal Federal, fuera del alcance de Moro. La respuesta fue impactante. Divulgó escuchas telefónicas para demostrar que lo que pretendía el político era rehuir a la Justicia y evitar la cárcel, y comparó la situación al caso Watergate, en el que el expresidente estadounidense Richard Nixon renunció acusado de intentar obstruir investigaciones. Por si fuera poco, el Supremo anuló el nombramiento de Lula este viernes por la noche. Moro vuelve a tener en sus manos el destino de Lula.

A la espera de más novedades, Brasil se pregunta si Moro acabará en algún momento su investigación y se retirará discretamente, como Joaquín Barbosa, el anterior investigador anticorrupción estrella, o si habrá, como se comenta en los círculos políticos, un Moro candidato. Popularidad no le falta. La supermodelo brasileña Gisele Bundchen publicó esta semana una foto en que parece que está meditando junto a una bandera de Brasil. Lo acompañó con una cita del juez. "La democracia en una sociedad libre exige que los gobernados sepan lo que hacen los gobernantes #porlademocracia #cambiaBrasil #bastadecorrupción"

Más información