Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los independientes quieren escribir la Constitución de la Ciudad de México

Un grupo de ciudadanos busca 74.000 firmas para participar en la elección de la Asamblea Constituyente de la capital del país

Los candidatos independientes Mónica Tapia, Paulina Arriaga y Alfredo Lecona.

Hace casi 100 años que en México no se escribe una Constitución. La Ciudad de México tendrá a partir del próximo año una Carta Magna en la que por primera vez participarán jóvenes, mujeres y quizá algún candidato independiente. Los ciudadanos de la capital del país buscan lo imposible: que al primer Constituyente del Siglo XXI en México se integren mexicanos sin filiación política alguna. Al menos 50 ciudadanos buscan ante el Instituto Nacional Electoral (INE) ser candidatos independientes para formar parte de este histórico grupo.

Las oportunidades para los candidatos independientes comenzaron en las últimas elecciones de 2015, tras una reforma política que le permitió a cualquier mexicano presentarse como candidato sin contar con el respaldo de un partido político. El éxito de aspirantes como Pedro Kumamoto o Manuel Clouthier han animado a otros ciudadanos para los comicios de 2016 y especialmente para la redacción de la nueva Constitución de la Ciudad de México.

“Decidimos entrarle a esto a pesar de todas las adversidades, porque si nosotros queremos que en la Constitución haya una participación ciudadana más directa, qué mejor que nosotros enfrentarnos a eso”, cuenta Paulina Arriaga, una de las aspirantes del colectivo Tú Constituyente, que ha propuesto a cinco ciudadanos como candidatos independientes.

El camino para presentarse a las elecciones como candidato independiente para el Constituyente está lleno de obstáculos. Cada aspirante debe conseguir antes del 4 de abril alrededor de 74.000 firmas de ciudadanos que les respalden —el 1% de la lista electoral de la capital del país— para asegurar la nominación. Esto representa llenar siete veces el Auditorio Nacional o tener al Estadio Azteca al 85% de su capacidad. “¡Ni Juan Gabriel!”, bromea Arriaga. Además deben cumplir con un riguroso escrutinio de gastos, que generalmente corren por su cuenta.

La mayoría de los ciudadanos que buscan un hueco como independientes han participado en otras iniciativas de la sociedad civil. Alfredo Lecona, antiguo miembro del #YoSoy132 —el movimiento estudiantil más reciente en México—, asegura que la participación de los ciudadanos en el Constituyente de la Ciudad de México es una oportunidad para integrar propuestas ambiciosas e innovadoras a la nueva Carta Magna. “La Ciudad de México ha dado muestras importantes de conquistas en derechos y creo que nos tenemos que atrever a ir mucho más allá que la Constitución federal”, apunta el también aspirante.

Los candidatos han comenzado a recorrer las calles y plazas de la ciudad más grande del país. La mayoría se ha dado a la tarea de informar sobre el Constituyente. “Hay gente que no sabe que va a haber una Constitución, tampoco saben que va a haber una elección”, comenta Mónica Tapia, otra de las aspirantes de Tú Constituyente. Aunque los mexicanos lo ignoren, el INE gastará 6,3 millones de dólares (110 millones de pesos) para financiar y organizar estos comicios. Los independientes podrán gastar hasta 172.000 dólares (3 millones de pesos) durante las siete semanas de campaña.

El cargo al que aspiran tanto ciudadanos como políticos de carrera en el Constituyente es absolutamente voluntario. Los legisladores electos trabajarán durante cinco meses en la redacción de la Carta Magna y no recibirán gratificación alguna por ello. Cada uno contará con un pequeño equipo de dos asesores y una secretaria costeados por el Gobierno de la ciudad. Tras la promulgación de la Constitución el 31 de enero de 2017, la legislatura se disolverá.

La Asamblea Constituyente de la Ciudad de México estará formada por 100 legisladores, sin embargo solo 60 serán votados en las elecciones del próximo 5 de junio. El resto serán 14 senadores y 14 diputados federales que serán designados por el Congreso mexicano; seis serán seleccionados por el jefe de Gobierno de la ciudad, Miguel Ángel Mancera; y seis más por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Los legisladores electos trabajarán durante cinco meses en la redacción de la Carta Magna y no recibirán gratificación alguna por ello

Los aspirantes a candidatos independientes han señalado que los criterios de las autoridades electorales son más exigentes para ellos que para quienes se presentan con un partido político. Algunos de ellos han sido asesorados por el equipo de Pedro Kumamoto, uno de los primeros diputados sin partido que consiguió vencer a los partidos políticos en las elecciones de 2015 con una financiación mínima. Los independientes están dispuestos a seguir adelante, incluso cuando algunos partidos le tientan con propuestas. “Están preocupados”, afirma Lecona. “Tomamos el reto más grande porque fue la ofensa más grande que hicieran todo esto [la complicada Ley Electoral] para que no pudiéramos llegar”.