El Papa critica a quienes “no asumen la responsabilidad” en la crisis de los refugiados

Bergoglio compara el sufrimiento de los marginados y los refugiados a los que sufrió Jesús en su pasión

El Papa recorre la plaza de San Pedro, durante el Domingo de Ramos. GIUSEPPE LAMI EFE / Reuters-Quality

Durante la tradicional celebración del Domingo de Ramos en la plaza de San Pedro, y mientras leía una homilía sobre la pasión de Jesucristo, el papa Francisco ha improvisado unas palabras para llamar la atención sobre la situación de los inmigrantes y refugiados. Justo después de referirse a “la infamia y la condena inicua” que recibió Jesús por parte “de las autoridades, religiosas y políticas”, Jorge Mario Bergoglio dijo que también sufrió “la indiferencia, pues nadie quiso asumir la responsabilidad de su destino”. En este punto, añadió a las palabras que llevaba escritas: “Pienso en tantos marginados, en tantos refugiados… y también en tantos que no quieren asumir la responsabilidad de su destino”.

No es la primera vez que Jorge Mario Bergoglio llama la atención sobre el drama de los inmigrantes. De hecho, su primer viaje tras ser elegido hace ahora tres años fue a la isla de Lampedusa, donde denunció “la globalización de la indiferencia”. Tras arrojar unas flores al mar de tantos naufragios, Francisco dijo: “¿Quién de nosotros ha llorado por la muerte de estos hermanos y hermanas, de todos aquellos que viajaban sobre las barcas, por las jóvenes madres que llevaban a sus hijos, por estos hombres que buscaban cualquier cosa para mantener a sus familias? Somos una sociedad que ha olvidado la experiencia del llanto... La ilusión por lo insignificante, por lo provisional, nos lleva hacia la indiferencia hacia los otros, nos lleva a la globalización de la indiferencia”.

La atención a los refugiados ha sido una constante en las intervenciones del Papa. Y de la misma manera que ha criticado a los cristianos de golpe en el pecho y limosna dominical pero que luego siguen manejando “el dinero sucio de la corrupción”, ha alabado a quienes, sin compartir su credo, se han mostrado sensible al problemas de los hombres y las mujeres que huyen de la guerra o el hambre. Así, durante su visita a Jordania en mayo de 2014, Francisco agradeció al rey Abdalá II su ejemplo ante el mundo.

De hecho, las primeras palabras del Papa tras aterrizar en Jordania --primera escala la visita de tres días por Tierra Santa—se convirtieron en un encendido agradecimiento a Jordania por acoger “generosamente a una gran cantidad de refugiados palestinos, iraquíes y en especial de Siria” y a Abdalá II por su apuesta por el diálogo en la región: “Usted es un hombre de paz, un artífice de paz; gracias”. Jorge Mario Bergoglio dijo que “es necesario y urgente encontrar una solución pacífica a la crisis de Siria, además de una justa solución al conflicto entre israelíes y palestinos”. Jordania ha acogido a cientos de miles de desplazados por la fundación del Estado de Israel, en 1948, por la invasión estadounidense de Irak, en 2003, y por la actual guerra siria, en la que han muerto unas 160.000 personas.