Selecciona Edición
Iniciar sesión

Turquía apunta al ISIS como responsable del atentado de Estambul

EI ministro de Interior turco informa de que se ha identificado al atacante suicida como un joven turco que mantenía lazos con el grupo yihadista

El Gobierno de Turquía ha apuntado hacia el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas inglesas) como responsable más probable del atentado suicida de Estambul, que el sábado dejó cinco muertos –el suicida, tres israelíes y un iraní- y 37 heridos en una de las principales vías comerciales del centro de la metrópolis turca. Si bien la organización yihadista no ha reivindicado la autoría –como tampoco hizo con los tres otros atentados que se le achacaron el pasado año ni con el del pasado enero-, las pruebas de ADN efectuadas al suicida que se inmoló en la avenida Istiklal apuntan en este sentido.

El titular turco del Interior, Efkan Ala, informó este domingo de que el autor del ataque fue Mehmet Öztürk, un joven nacido en 1992 en la ciudad de Gaziantep, en el sureste de Turquía. “Los indicios que tenemos entre manos muestran que (el autor) mantenía lazos con el ISIS”, explicó el ministro turco en una comparecencia ante los medios. A última hora del sábado se había barajado el nombre de otra persona, que atiene a las siglas de S.Y. y también ligado al grupo islamista radical, pero posteriormente los análisis de ADN han descartado esta hipótesis. El responsable de Interior avisó también sobre la posibilidad de que el principal sospechoso del ataque suicida mantuviese relación con otros grupos armados: “Se está investigado si tenía otros vínculos o si tras él había otras fuerzas implicadas”. Una respuesta habitualmente utilizada por el Ejecutivo islamista turco tras otros atentados de impronta yihadista.

Ala anunció que, por el momento, se han practicado 5 detenciones de sospechosos en relación con el atentado, aunque no dio detalles sobre su identidad. De acuerdo a los medios locales, dos de las personas que han sido arrestadas por la policía son el padre y el hermano de Mehmet Öztürk. Si bien el ministro turco aseguró que este individuo carecía de antecedentes policiales y no estaba en las listas de búsqueda y captura, la web informativa Radikal sostiene que los servicios de inteligencia sí tenían información sobre sus actividades yihadistas. Es más, de acuerdo a la agencia de noticias DHA, el padre de Öztürk explicó a la policía que la familia perdió el contacto con Mehmet en 2013, cuando el joven abandonó el hogar presuntamente para unirse al ISIS. La familia denunció este hecho ante la policía pero no recibió ayuda para encontrarlo, una historia similar a la vivida por los parientes de los militantes de la llamada célula de Adiyaman, una red turca vinculada al Estado Islámico que, durante 2015, perpetró los atentados de Diyarbakir, Suruç y Ankara.

Suspendido el derbi de la liga turca por miedo a un ataque

Andrés Mourenza

El derbi de la liga turca, que enfrentaba al Galatasaray y al Fenerbahçe, ha sido suspendido por miedo a un ataque terrorista. Si bien el Turk Telekom Arena había sido registrado por especialistas de la Policía en busca de posibles explosivos y más de 2.700 agentes y guardias privados habían sido desplegados para vigilar la seguridad del estadio, la delegación provincial del Gobierno en Estambul informó de que se decidió suspender el partido tras “valorar informaciones serias de inteligencia”. “Se ha pospuesto el encuentro que tenían previsto disputar esta tarde el Galatasaray y Fenerbahçe por decisión de los clubes tras consultar con la Delegación del Gobierno”, explicó la Federación de Fútbol de Turquía en un comunicado. Las puertas del estadio habían sido abiertas a las 17.00, tres horas antes del pitido inicial, por lo que los aficionados que ya habían tomado asiento hubieron de ser desalojados.

También este domingo, la presencia de un vehículo sospechoso en el aparcamiento VIP del aeropuerto Atatürk de Estambul despertó cierto pánico, aunque tras ser registrado por los artificieros se descubrió que se trataba de una falsa alarma. En cambio, en la ciudad suroriental de Mardin sí se hallaron, en dos viviendas diferentes, grandes cantidades de explosivo. En una se localizaron 283 kilos de nitrato de amonio y otros materiales para fabricar bombas, mientras que en la segunda se hallaron 330 kilos de explosivo casero y mandos de activación a distancia. Se desconoce si pertenecían al grupo armado kurdo PKK o si estaban destinados a utilizarse contra las celebraciones de este lunes en conmemoración del Newroz, el nuevo año kurdo y fecha señalada para los nacionalistas de dicho grupo étnico.

Se desconoce si el fin del atentado eran en realidad el grupo de turistas israelíes junto al que se inmoló Öztürk o si la bomba explotó antes de tiempo, una hipótesis que también barajan los investigadores. Llama la atención que el ataque tuviese lugar por la mañana, cuando la avenida Istiklal está mayormente vacía, y no durante la tarde, cuando apenas cabe un alfiler entre los cientos de miles de estambulíes y turistas que la recorren para hacer compras o pasar el rato en su multitud de restaurantes, bares, cines y discotecas. El antecedente más cercano es el atentado suicida cometido por un miembro del Estado Islámico el 12 de enero pasado en Estambul, en el que murieron diez turistas alemanes. En ambos casos se ignora si el atacante conocía la nacionalidad de sus víctimas o eligió de forma aleatoria un grupo de turistas como objetivo.

Un avión militar israelí aterrizó en Estambul la noche del sábado para repatriar a los muertos y a varios de los heridos. De entre la treintena de persona que hubieron de ser atendidos en hospitales de las heridas sufridas, hay turcos, israelíes y de varias otras nacionalidades (Irlanda, Islandia, Alemania, Dubai e Irán). El Ministerio de Sanidad explicó que a mediodía del domingo, continuaban ingresadas 15 personas, cuatro de ellas en cuidados intensivos. Uno de los hospitalizados cuyo estado es más grave es la pequeña niña Asya B., de 2 años y medio y nacionalidad turca, que ha sido sometida a cirugía cerebral y ocular.

Más información