Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Nuevas detenciones de disidentes cubanos a pocas horas de la llegada de Obama

La oposición denuncia un clima de “represión política”

Miembros de las Damas de Blanco son arrestadas por la Policía tras una marcha en La Habana (Cuba). EFE

Más de medio centenar de disidentes cubanos fueron detenidos en La Habana este domingo, a escasas horas del aterrizaje de Barack Obama en la isla, en la primera visita de un presidente de Estados Unidos a Cuba en casi un siglo. El incidente se registró tras la habitual marcha de las Damas de Blanco por una céntrica avenida de La Habana tras la misa del domingo. Las mujeres trataron de marchar por otras calles portando una pancarta en la que se podía leer “Obama, viajar a Cuba no es divertido. No más violaciones de derechos humanos”.Grupos afines al oficialismo las increparon antes de que fueran arrestadas por las fuerzas de seguridad, ante la mirada de la prensa internacional llegada para la visita del mandatario norteamericano.

Entre las detenidas están decenas de Damas de Blanco, así como otros conocidos opositores como Antonio Rodiles. “Antonio está en este momento detenido porque fue a la marcha de Todos Marchamos y lo detuvieron, supongo que hasta las seis, porque es más o menos a esa hora que los suelen liberar”, dijo a EL PAÍS la madre del disidente, Gladys Fernández, informa Pablo de Llano. “Ellos tienen esa represión todos los domingos, los llevan a las unidades de policía y los detienen unas horas como castigados”, explicó.

El portavoz de la prohibida pero tolerada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, lamentó el “clima de represión política” que se vive en la isla pese a la esperada visita de Obama.

“Es totalmente contraproducente que exista este clima de represión cuando Obama está llegando”, lamentó Sánchez, quien también había sido detenido el sábado durante unas horas a su llegada al aeropuerto de La Habana. Según explicó a este diario, la situación se está repitiendo en otras partes de la capital cubana y de toda la isla, en el marco de un “clima de represión política” que, reconoció, le ha sorprendido “un poco. No era necesario, la crispación, como siempre, está del lado del Gobierno cubano”, señaló en conversación telefónica en La Habana.

Sánchez será uno de los disidentes con los que se reunirá Obama durante su estancia en Cuba, en la que el presidente también enviará un mensaje a todo el pueblo cubano que será retransmitido por radio y televisión.

Según adelantó, si tiene ocasión su plan es explicarle a Obama “la situación de represión y la importancia del apoyo moral y humano” a los opositores, “que debe ser internacional”, subrayó. En este sentido, Sánchez lamentó que muchos de los dignatarios que en los últimos meses han visitado Cuba, como el presidente francés François Hollande, “no hayan tratado ni de reunirse” con la disidencia. “Hollande fue un desastre, al Papa tampoco le interesó para nada”, lamentó Sánchez.

Sobre el proceso de normalización de relaciones iniciado hace 15 meses, Sánchez consideró que “el gran obstáculo” es el Gobierno cubano que, afirmó, “no quiere hacer reformas verdaderas. El Gobierno quiere tomar lo más posible a cambio de nada”, denunció.

A pesar de ello, para el disidente la visita de Obama es bienvenida. “Es un hecho histórico”, indicó. Lo más importante a su parecer es que Obama “puede transmitir un mensaje de esperanza, de que el castrismo no es el fin de la historia y que existe un futuro diferente para los cubanos”.