Selecciona Edición
Iniciar sesión

José Andrés: “España ha perdido en Cuba la fuerza que nos da la historia común”

El chef estrella español forma parte de la delegación de empresarios que acompaña a Barack Obama en su visita a Cuba

El chef José Andrés, en su restaurante en Las Vegas en 2011.

El chef estrella español José Andrés, que ha hecho su carrera en Estados Unidos, no está perdiendo el tiempo durante su estancia en La Habana, adonde ha llegado como parte de la delegación de empresarios que se ha traído el presidente estadounidense, Barack Obama, en su histórica visita a Cuba. En poco más de 24 horas ya ha visitado una decena de paladares y se ha metido en algunos de sus fogones a impartir consejos a los chefs cubanos.

En tanto que ciudadano naturalizado estadounidense, José Andrés ha llegado a Cuba para explorar posibilidades tanto de negocio como de cooperación a través de su ONG World Central Kitchen, donde ya es muy activo en países caribeños como Haití. Pero no puede evitar mirar también con ojos españoles, y lo que ve, dice, es que se está perdiendo el terreno ganado con mucho esfuerzo por los empresarios españoles durante años en la isla.

“Creo que a nivel político, mi honesta opinión es que España, independientemente del PSOE o el PP, ha dejado perder esa fuerza que nos da la historia común”, señala José Andrés en una entrevista con EL PAÍS en La Habana. Que el presidente cubano, Raúl Castro, haya visitado Europa sin pasar por España es “una cosa un poco extraña”, apunta. “Un Castro tendría que estar en España, por esa unión histórica de la lengua, la economía, lo social… Creo que esto va en detrimento de España, porque Cuba va a ser un país de muchas oportunidades, y para los trabajadores y empresas españolas, es un lugar donde se puede tener crecimiento”.

José Andrés ha llegado a Cuba para explorar posibilidades tanto de negocio como de cooperación a través de su ONG

“Me gustaría que España, si cabe, cada día tenga más presencia. Lo que tenemos que conseguir es que en este caso España no pierda comba. América no lo está haciendo y está moviendo ficha”, advierte.

No en vano, José Andrés está en Cuba como empresario estadounidense, dispuesto a “compartir experiencias y a ver posibilidades” como parte de una pequeña pero potente delegación empresarial. La lista, que da una idea de hacia a dónde apuntan los intereses empresariales norteamericanos en Cuba, incluye influyentes ejecutivos como el fundador de Airbnb, Brian Chesky,el jefe de PayPal, Daniel Schulman, o altos directivos hoteleros como el presidente de Marriott, Arne Sorenson, y Ken Siegel, asesor general de Starwood, la cadena que acaba de anunciar el primer acuerdo hotelero estadounidense en Cuba en casi 60 años.

En tanto que norteamericano, el chef estrella se muestra satisfecho de estar en esta misión en La Habana, por el potencial que dice tiene un país “precioso y a 45 minutos de Miami, con un poderío impresionante a nivel turístico”. “Lo normal es que América esté moviendo pieza como lo está haciendo”, insiste.

La cita central de su estancia en Cuba es el encuentro empresarial que ha organizado Obama este lunes, en su primer día de agenda oficial en La Habana.

“No se trata de dar consejos”, subraya José Andrés. “Vengo como un pequeño empresario, como un chico joven que llegó a América y que poco a poco fui creando una pequeña compañía. Vengo a compartir mis éxitos, mis fracasos, mi filosofía”, adelanta.

Porque al final, de lo que se trata es de buscar maneras de impulsar el potencial cubano y de reparar los puentes que unen a Estados Unidos y Cuba de una manera que nunca nadie más los pueda quebrar.

“Obama ha dado un gran golpe con su presencia y su familia, creo que esto ya es irreversible”, señala. Es posible, considera, que si dentro de un año el nuevo inquilino de la Casa Blanca es republicano “pueda llegar a ralentizar” el proceso, pero no lo podrá frenar, asevera. “Creo que las fuerzas del bien, del progreso, ya han salido, ya no hay quien las controle. Lo que hay que hacer es que el cambio sea paulatino para el bien de la gente de Cuba, que el cambio sea pausado, organizado pero hacia adelante. Y creo que la presencia de Obama va a hacer que en 20 años Cuba va a ser un país muy diferente”.