Selecciona Edición
Iniciar sesión

“Hay que ayudar a Obama, que los cubanos no duden”

Richard Blanco apoya los pasos del presidente de EE UU, pero recela de la actitud del Gobierno de la isla

Richard Blanco saluda a Obama tras leer su poema inaugural, en 2014. AFP

El poeta Richard Blanco envió hace unos meses una carta al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para manifestarle su apoyo a los pasos que ha dado para normalizar las relaciones con Cuba, que han culminado con el histórico viaje a la isla, y ofrecerle su propia visión de lo que estaba ocurriendo. “Me respondió brevemente y me dijo que confiaba en que las cosas fueran mejorando. Sus intenciones son buenas, lo que está haciendo es por el bien de la gente de Cuba”, afirma Blanco, que ha tenido la fortuna de vivir en primera persona dos acontecimientos claves en la reciente historia de Estados Unidos. En 2013, redactó y recitó el poema inaugural de la ceremonia de investidura de Obama en su segundo mandato presidencial, siendo el primer hispano en lograr este honor. Y en agosto del año pasado, fue el encargado de leer otro poema en la histórica reapertura de la embajada de Estados Unidos en La Habana.

Hijo de emigrantes cubanos, Blanco nació en Madrid en 1968, pero se crió en Miami, en la época en la que el exilio era bastante uniforme y cualquier simpatía o acercamiento a la isla era una aberración. Recuerda Blanco que cuando en diciembre de 2014 se conoció que Obama y el presidente cubano, Raúl Castro, habían decidido poner fin a más de medio siglo de desencuentros, para él y para toda la comunidad de exiliados la noticia fue un “shock”. “Todos estábamos convencidos de que nunca iba a pasar nada y de repente surgió esta oportunidad de cambio”, asegura Blanco, que en sus poemas ha retratado las vivencias de los inmigrantes cuando dejan su tierra y su adaptación a la nueva casa de acogida, en este caso Estados Unidos.

Ingeniero de profesión, Blanco acaba de llegar de China de un festival literario y se prepara para viajar a España en los próximos meses, un tiempo que será clave para saber cómo evoluciona el régimen cubano ante todos los gestos que está haciendo Barack Obama. El poeta está convencido de que la Casa Blanca tiene un objetivo y una estrategia a largo plazo para que las cosas cambien en la isla. De momento, valora que Obama haya dicho que no está buscando un cambio de régimen y que el cambio político deben hacerlo los propios cubanos, sin injerencias externas. “Esto es algo muy positivo. Yo espero que los cambios económicos, el intercambio de ideas propicie los cambios desde dentro”, añade.

Blanco no tiene ninguna duda de que las intenciones del presidente de Estados Unidos son buenas, de que su objetivo es mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos cubanos, pero sí está más receloso de la actitud del régimen cubano. “No dudamos del presidente Obama, sino del Gobierno cubano. No queremos que esto sea otro fiasco. Esperemos que el Gobierno cubano sea honesto por el bien de Cuba”, afirma Blanco, que pone el acento en una crítica recurrente a Obama en estos días. “De momento, Cuba ha hecho pocas cesiones”.

Y ahí se concentran los temores y preocupaciones de Blanco, en la posibilidad de que se estén generando enormes expectativas para que finalmente todo siga igual. “Muchos tenemos miedo a que las cosas no queden bien, a que no pase nada. Hay que ayudar al presidente Obama en estos cambios, que los cubanos no duden. Ahora hay esperanza, pero con ansiedad”, concluye el poeta.

Más información