Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El exvicepresidente congoleño Bemba, culpable de crímenes de guerra y contra la humanidad

La CPI dictamina que no impidió que sus tropas asesinaran a civiles en la República Centroafricana

El exvicepresidente congoleño Jean-Pierre Bemba, este lunes en la Corte Penal Internacional de La Haya, Holanda. EFE

Jean-Pierre Bemba, exvicepresidente de la República Democrática del Congo y antiguo líder rebelde en su país, ha sido declarado culpable de crímenes de guerra y contra la humanidad por la Corte Penal Internacional (CPI). Acusado de no haber impedido que sus milicias, enviadas a la República Centroafricana entre 2002 y 2003 para sofocar un intento de golpe de Estado, asesinaran y violaran a civiles, la Corte ha subrayado especialmente este último delito. La sentencia indica que las tropas “fueron animados a lanzarse contra la población con todas sus consecuencias”.

La presidenta de la sala, Sylvia Steiner, ha agradecido a 5.229 víctimas su participación en el proceso. Tanto Bemba como cuatro de sus presuntos cómplices deben responder, en un caso separado, por el intento de sobornar a varios testigos para que no declararan en su contra.

Según el fallo de la CPI, obtenido por unanimidad, la responsabilidad de los crímenes recae directamente en Bemba, porque “dio órdenes, aplicadas por su primer oficial, retuvo la autoridad disciplinaria y sabía que los milicianos del Movimiento de Liberación de Congo (MLC) cometían crímenes contra la humanidad y de guerra”. Aunque disponía de información de primera mano, “no evitó ni reprimió el asesinato, violación y pillaje a cargo de las tropas”. Lo único que hizo, siguen los jueces, fue advertir a sus tropas, de forma general, de que no maltrataran a sus víctimas”. Si bien “puso en marcha una comisión investigadora, esta no llegó al fondo de los hechos y su respuesta fue inadecuada”. Bemba tampoco “tomó las medidas adecuadas para evitar los delitos de sus subordinados, ni remitió los hechos a las autoridades apropiadas para que los juzgaran”.

En 2002, casi dos millares de milicianos del MLC cruzaron el río Ubangui, la frontera natural entre la República Democrática de Congo y la República Centroafricana. Su misión consistía en ayudar a su presidente, Ange-Félix Patassé, que había sufrido un intento de golpe de Estado. La fiscalía de la CPI ha conseguido demostrar que Bemba era el comandante que controlaba las tropas destacadas en el país vecino. Y que los uniformados violaron a centenares de hombres y mujeres, sin distinción de edad, hasta marzo de 2003. Luego saquearon sus casas matando a quienes trataban de impedirlo. La cuantía de la pena será fijada más adelante.

De 53 años, Jean-Pierre Bemba Gombo es hijo de Jeannot Bemba Saolona, empresario de éxito y uno de los hombres más ricos de su país. Educado en Bélgica y Kinshasa, capital congoleña, y cercano al antiguo dictador de su país, Mobutu Sese Seko, se convirtió en vicepresidente en 2003. Tres años después, perdió las elecciones, ganadas por su rival, Joseph Kabila. En 2007, Bemba huyó a Bruselas, donde fue detenido en 2008 de acuerdo con la orden de detención dictada por la Corte Penal.

Más información