Francia refuerza la seguridad tras los ataques de Bruselas

El Gobierno francés ordena la movilización de gendarmes y policías en fronteras e infraestructuras

ver fotogalería
Soldados franceses controlan la estación de tren de Lyon este martes

Tras una reunión de crisis convocada esta mañana en el Elíseo por el presidente François Hollande, el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, ha anunciado el despliegue de unos 1.600 gendarmes y policías adicionales tanto en las fronteras como en las infraestructuras aéreas, marítimas y portuarias del conjunto del territorio francés tras los atentados de esta mañana en Bruselas. Unos 400 efectivos ya han sido movilizados para reforzar la seguridad en los aeropuertos, estaciones de tren, metro y espacios públicos de la región de París, en particular en los aeropuertos de Charles de Gaulle y de Orly, y otros 600 efectivos se han desplazado en el resto del país, sacudido por el terrorismo yihadista tras los atentados del pasado 13 de noviembre que costaron la vida a 130 personas.

“El terrorismo ha golpeado en Bélgica, pero el objetivo era Europa y esto afecta al mundo entero”, ha declarado por la mañana el presidente Hollande, antes de visitar a media tarde la embajada belga en París en señal de solidaridad. “Tenemos que tomar conciencia de la importancia y la gravedad de la amenaza terrorista”, ha añadido, recordando los atentados que sacudieron París en enero de 2015, en los que murieron 17 personas, y en noviembre, que dejaron 130 muertos.

“Estamos ante una amenaza global que exige una repuesta global (…) La guerra contra el terrorismo debe librarse en toda Europa con los medios necesarios, en particular en lo que se refiere a los servicios de inteligencia”, ha señalado durante su declaración institucional. “Tenemos que actuar también a escala internacional”, ha añadido, en referencia a las intervenciones en Siria y en Irak contra el Estado Islámico y en las operaciones antiterroristas en las que está Francia presente en el continente africano. “Estamos en guerra, sufrimos desde hace meses actos de guerra en Europa y ante esta guerra necesitamos una movilización constante”, ha asegurado por su parte el primer ministro francés Manuel Valls.

Sobre la necesidad de aumentar la cooperación europea, el responsable de Interior Cazeneuve ha insistido en la “urgencia de inscribir el PNR [Passenger Name Record, un fichero de los pasajeros de aviones que circulen por el espacio europeo] a la orden del día de los debates del Parlamento” y en la necesidad de crear una fuerza europea de lucha contra la documentación falsa que cuente con “los mejores especialistas de cada país” y que pueda actuar en las fronteras exteriores de la Unión Europa “cuanto antes”.

Desde los atentados de noviembre, Francia ha restablecido los controles en sus fronteras (una medida inicialmente prevista por la celebración de la cumbre del clima de diciembre y que se ha mantenido por la alerta terrorista), según ha recordado Cazeneuve. En total se han destinado 5.000 policías y gendarmes a los controles fronterizos, “en particular los del norte”, repartidos en 220 puestos. Se ha comprobado la identidad de unos seis millones de personas en estos cuatro meses, a 10.000 de las cuales se les ha negado la entrada al territorio francés.

Soldados del Ejército francés patrullan este martes por el aeropuerto Charles de Gaulle, en el norte de París.

Precisamente este martes, el Senado francés ha aprobado la revisión constitucional propuesta por Hollande en respuesta a los ataques yihadistas de noviembre. Esta prevé incluir el estado de excepción –decretado tras los ataques de noviembre y prolongado desde entonces- en la Ley Fundamental y la posibilidad de retirar la nacionalidad a los condenados por terrorismo. Pero, a diferencia de lo que hizo la Asamblea Nacional en primera lectura, la formulación elegida por los senadores estipula que solo se puede aplicar la sanción a ciudadanos con doble nacionalidad. Este matiz amenaza con paralizar la aprobación final de la reforma, que requiere que ambas cámaras ratifiquen el texto en los mismos términos antes de ser aprobado por mayoría de tres quintos por el conjunto de los parlamentarios reunidos en Congreso extraordinario.

Antes de la votación, el Senado había abierto la sesión con un minuto de silencio, al igual que lo había hecho la Asamblea Nacional. Durante todo el día se han sucedido los mensajes de solidaridad por parte de todo el espectro político. Todos los edificios públicos mantendrán la bandera a media asta durante tres días en señal de duelo. En París, durante la noche, la Torre Eiffel será iluminada con los colores de la bandera belga. Además, está convocada a las siete de la tarde una concentración silenciosa de homenaje a las víctimas. A la entrada de esta concentración, frente al ayuntamiento de París, las fuerzas de seguridad registran los bolsos y pasan detectores de metales.

El primer ministro francés, Manuel Valls ha anunciado que mañana viajará a Bruselas y se reunirá con el primer ministro de Bélgica, Charles Michel y con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, con quien dará una conferencia de prensa a mediodía. 

Más información