Selecciona Edición
Iniciar sesión

Argentina vuelve a condenar al represor Miguel Etchecolatz

Es por la desaparición forzada de una pareja. Seguirá cumpliendo la reclusión perpetua

El represor Etchecolatz reacciona al escuchar una de sus condenas. REUTERS

En la víspera del día de la Memoria, en el que se cumplen 40 años del golpe de Estado, la justicia de Argentina ha condenado a 25 años de prisión al represor Miguel Etchecolatz por el secuestro y desaparición en junio de 1977 de los militantes universitarios Daniel Favero y María Paula Alvarez, aunque le fijó una pena única de prisión perpetua debido a las sentencias anteriores que ya existen en su contra. Por la misma causa, y con la misma pena, también fueron condenados los represores Fernando Svedas, Raúl Machuca y Julio César Argüello, quienes integraban la Brigada de Investigaciones subordinada a Echecolatz, ex jefe de Investigaciones de la Policía Bonaerense en épocas de la dictadura.

La decisión corrió por cuenta del Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, el cual fijó para el 1 de abril la lectura de los fundamentos del fallo. Los 4 condenados son acusados de ser los coautores mediatos de la desaparición forzada de personas en dos hechos, constitutivos del delito internacional de genocidio perpetrado durante la última dictadura cívico-militar.

Las defensas de los acusados habían pedido la absolución antes de la lectura del fallo condenatorio. El Tribunal, por su parte, otorgó a los imputados el consabido derecho de pronunciar últimas palabras antes de la sentencia. Todos se negaron, a excepción de Etchecolatz. Su abogado entregó un documento de 4 carillas en los que comunica su postura ante este juicio oral y público. El documento fue incorporado al expediente. Es la quinta condena que recibe Etchecolatz, por lo que el Tribunal 1 decidió unificarlas y dictar la prisión perpetua e inhabilitación absoluta perpetua.

Según la investigación, el hecho porque el que fueron condenados los ex militares comenzó a consumarse en la tarde del 24 de junio de 1977, cuando cuatro policías arribaron al edificio de la calle 57 número 880 en La Plata con intención de secuestras a María Paula Alvarez y Daniel Omar Favero, ambos militantes de la Juventud Universitaria Peronista (JUP).

La joven pareja vivía en el departamento E del segundo piso del edificio y los policías se emboscaron en el departamento contiguo G, esperando el momento oportuno para capturarlos.

Cerca de la medianoche, al salir de su departamento, Favero y Alvarez fueron interceptados por los policías. Uno de ellos, Julio César Argüello, resultó herido en la pierna derecha por un disparo. Finalmente, Favero y Alvarez fueron apresados y trasladados en un automóvil a un lugar aún no determinado y desde entonces están desaparecidos.

Favero estudiaba letras en la facultad de Humanidades de la Universidad de La Plata, era escritor, músico y en 1992 había presentado su libro "Los últimos poemas", parte de una colección dirigida por el poeta y editor José Luis Mangieri. En su memoria, fue fundado en 2001 el Centro Cultural Daniel Omar Favero, en Calle 117 al 400, en las inmediaciones del Hipódromo de la ciudad de La Plata.

El Tribunal unificó la condena dictada a Etchecolatz en 1986, durante el juicio a las juntas militares, la que recibió en 2004 por robo de un bebé y la de 2006, cuando el ahora desaparecido Jorge Julio López declaró en su contra. Además, en 2014 también fue condenado a perpetua, esta vez por lo delitos cometidos en el centro clandestino de detención conocido como La Cacha.

Colaborador principal en la represión terrorista de estado del entonces jefe de la Policía Bonaerense, Ramón Camps, Etchecolatz cumple prisión en la cárcel federal de Marcos Paz, situada en la provincia de Buenos Aires, unos 50 kilómetros al oeste de la Capital Federal.