El Ejército sirio, a las puertas de Palmira en una ofensiva contra el ISIS

La ciudad patrimonio de la Humanidad está bajo control yihadista desde el pasado mayo

Vista de la ciudad de Palmira que desde mayo está bajo control del ISIS. Foto: EFE | Vídeo: Atlas

“Estamos a las puertas de Palmira y esperamos tomar el control de la ciudad entre hoy y mañana”, ha declarado el general Samir Suleimán, portavoz del Ejército sirio, en una entrevista telefónica con EL PAÍS. Las tropas sirias avanzan sobre posiciones yihadistas del Estado Islámico —ISIS, por sus siglas en inglés— que desde el pasado mayo controlaban Palmira. Conocida como la perla del desierto, la ciudad está catalogada como patrimonio de la humanidad por UNESCO.

Ante el recrudecimiento de los combates, los yihadistas del ISIS han instado al remanente de los 15.000 civiles que aún habitan Tedmur (Palmira en árabe) a abandonar la ciudad, según informa el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. La ofensiva se ha llevado a cabo gracias a una operación conjunta entre las fuerzas especiales del Ejército sirio y la milicia libanesa Hezbolá bajo el amparo de la aviación rusa. “Nuestro avance se ha visto ralentizado porque tenemos que desactivar los explosivos que Daesh —acrónimo peyorativo en árabe para referirse al ISIS— ha plantado en caminos y ruinas”, asegura al teléfono y desde el frente, el General Suleimán Daher. Según el Observatorio, 40 yihadistas y nueve soldados leales habrían perdido la vida durante las últimas 24 horas. Los enfrentamientos tienen lugar durante una tregua parcial sellada entre el Gobierno de Damasco y las facciones opositoras de la que se excluyen los grupos terroristas de Al Qaeda e ISIS.

Diez meses atrás, el ISIS logró hacerse con la ciudad provocando la huida de la gran mayoría de sus 70.000 habitantes. Paso obligado para las caravanas que cruzaban el desierto desde tiempos del Imperio romano, Tedmur alberga templos y ruinas milenarias. En el mes de agosto, los yihadistas pulverizaron los templos de Bel y Baalshamin entre otros. Ese mismo mes, decapitaron a Jaled Asaad, de 81 años y uno de los principales arqueólogos de la ciudad.

La recuperación de Tedmur por parte del Ejército sirio supondría un espaldarazo para el régimen de Damasco tanto en el tablero bélico como frente a la comunidad internacional. Paradójicamente, la continuidad de Bachar el Asad en la presidencia se antoja el principal escollo que mina las negociaciones entre el régimen y la oposición sirios reunidos en Ginebra (Suiza).

Palmira se yergue en el centro de un estratégico triángulo que conecta en un radio de 200 kilómetros con tres puntos: al norte con Raqa, bastión del ISIS, al este con la frontera iraquí, y al oeste con Homs, corredor entre la capital económica de Alepo y la política de Damasco. “Una vez recuperemos Palmira podremos controlar las vías de abastecimiento terroristas con Jordania e Irak así como proseguir hacia Raqa”, valora el portavoz del Ejército sirio. Los expertos militares coinciden en que quién controle Palmira controlará los 30.000 metros cuadrados de desierto que la circunvalan. Extensión que cuenta por un tercio del territorio sirio actualmente bajo el califato.

Los rápidos avances en este frente, que tres meses atrás se situaba a 100 kilómetros al oeste de Palmira, han sido posibles gracias al decisivo apoyo aéreo ruso quien anunció este mes un repliegue de sus fuerzas en el país. Las recientes victorias de las tropas regulares sirias tienen lugar en plena carrera contrarreloj por parte de la comunidad internacional para mediar una solución política que ponga fin al conflicto sirio, que se ha cobrado más de 270.000 vidas, y por ende a la crisis de refugiados. Carrera que se ha visto acelerada con la vertiginosa internacionalizaron del terrorismo del ISIS tras los atentados en París y más recientemente en Bruselas. Precisamente este jueves, el Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, se reunía en Moscú con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, para intercambiar posturas sobre el futuro de Siria.

Más información