El Arzobispo Primado de México niega ruptura con el Papa

La incómoda relación entre el cardenal y Jorge Mario Bergoglio quedó de manifiesto durante la reciente visita papal a territorio mexicano

El Papa acompañado de Norberto Rivera. AP

El Arzobispo Primado de México, Norberto Rivera, negó que exista una ruptura con el papa Francisco y calificó de “rumores mal intencionados” los dichos que han sugerido un distanciamiento entre ambos. En una misa en la catedral metropolitana a la que asistieron unos 500 sacerdotes, 200 diáconos y un centenar de seminaristas, el cardenal aseguró que existe respeto y obediencia hacia el Pontífice.

“Quiero dejar bien claro delante de ustedes, mi presbiterio y pueblo de Dios, que para con el papa Francisco hay perfecta comunión, respeto y obediencia, además hay sincero cariño y amistad. No me cabe duda que su persona y su ministerio son un don que Dios ha dado a su iglesia, y queremos que sepa, Santo padre, que usted está en nuestra oración y nuestro corazón y que el pueblo de México le será siempre fiel”, manifestó.

El pasado 7 de marzo, la Arquidiócesis Primada -a través de una editorial publicada en el semanario Desde la Fe- reprochó el discurso que emitió Jorge Mario Bergoglio a los obispos mexicanos durante su visita a México. En esa ocasión -el 13 de febrero- el Papa exigió al clérigo que sus “miradas sean capaces de cruzarse con las miradas de los jóvenes”, que “no minusvaloren el desafío ético y anticívico que el narcotráfico representa”, y que pongan “singular delicadeza en los pueblos indígenas y sus fascinantes, y no pocas veces masacradas, culturas”.

La Arquidiócesis Primada, a través de su periódico, reprochó el discurso que emitió Jorge Mario Bergoglio a los obispos mexicanos

El discurso que se interpretó como un regaño no fue del agrado de la jerarquía católica. Tres semanas después del mensaje de Bergoglio, la Arquidiócesis de México encabezada por Rivera cuestionó a través de una publicación por qué se trató de “demeritar el trabajo de los obispos mexicanos” y sugirió que alguien pudo haber mal aconsejado a Francisco. “Durante la visita del Papa la mano de la discordia intentó poner acentos negativos, parcializando la visión de la Iglesia, y trató de influir en el discurso pontificio para conseguir un efecto contrario en el público al subrayar desafíos y tentaciones como males del episcopado”, se leía en la editorial.

Este jueves Norberto Rivera trató de deslindarse de dicha publicación y aclaró que el periódico Desde la Fe es de la Arquidiócesis y no del arzobispo. La incómoda relación entre el cardenal y el papa Francisco quedó de manifiesto durante la reciente visita papal. Rivera, que en tiempos de Juan Pablo II fue poderosísimo, quedó en segundo plano durante la estancia de Bergoglio en territorio mexicano. La imagen del Arzobispo Primado en la parte trasera del papamóvil fue la estampa más evidente del distanciamiento que ahora trata de negar Rivera.

Más información