Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Francia asegura que ha desbaratado un nuevo atentado “en fase avanzada”

La policía ha detenido a un sospechoso en un piso donde se ha descubierto un gran arsenal de armas

Dos investigadores cerca de la vivienda en la que buscan explosivos. G. VAN DER HASSELT AFP / Quality

El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, ha anunciado que las fuerzas de seguridad han realizado varias redadas en las afueras de París que han permitido desbarar un "atentado terrorista que se encontraba en una fase avanzada de desarrollo". La operación es el resultado de semanas de investigación. Se ha saldado con la detención de un hombre de nacionalidad francesa, cercano al cerebro de los atentados de París Abdelhamid Abaaoud, y el descubrimiento de un verdadero arsenal de armas y explosivos en un apartamento en Argenteuil, al norte de París. El presidente francés, François Hollande, ha estimado este viernes que la red de responsables de los atentados de París y de Bruselas está “en vías de ser aniquilada” pero que la amenaza sigue presente.

Durante los registros del apartamento de Argenteuil, que duró toda la noche del jueves, los efectivos de la Dirección General de Seguridad Interior han descubierto un verdadero arsenal compuesto por cinco fusiles Kalashnikov, una ametralladora, ocho cargadores de tipo AK-47, siete armas de puño y un gran número de municiones, según el diario Le Monde. También han encontrado material eléctrico y químico para fabricar explosivos, entre los cuales una cantidad importante de ácido y tres botellas de agua oxigenada y de acetona. Otros medios como Le Parisien y BFMTV hablan de una decena de fusiles y explosivos de tipo TATP, el mismo que el utilizado en Bruselas y París.

El individuo había sido detenido por la mañana en Boulogne-Billancourt, la periferia “formaba parte de una red terrorista que proyectaba atentar en Francia”, ha asegurado también el ministro del Interior. Había sido arrestado durante la mañana del jueves en Boulogne Billancourt, en la periferia suroeste de París. La detención es fruto de semanas de “minuciosa investigación” en la que se han movilizado “importantes medio de vigilancia física y técnica” y en estrecha cooperación con los servicios de seguridad europeos, ha explicado Cazeneuve.

El sospechoso, identificado por la prensa como Reda Kriket, de 34 años, era un viejo conocido del movimiento yihadista franco-belga. Nacido en Courbevoie, en la periferia noroeste parisiense, está vinculado con el presunto cerebro de los atentados de noviembre, Abdelhamid Abaaoud. Ambos fueron juzgados y condenados en Bruselas en rebeldía en julio de 2015, durante el juicio a la gran filial de reclutamiento yihadista del belga Khalid Zerkani, de 41 años. Una treintena de personas estaban inculpadas en este caso.

Kriket, instalado un tiempo en el barrio de Ixelles, en Bruselas, fue condenado a 10 años de cárcel por su apoyo logístico a la red que operaba entre 2012 y 2014. En concreto, estaba acusado de haber entregado 12.000 euros a un candidato al yihad en Siria y de haber prestado su vehículo en otra ocasión. Era entonces considerado por la policía como un atracador que a veces ayudaba a la causa yihadista. Se encontraba en Siria desde finales de 2014, según el canal de televisión BFMTV, por lo que fue juzgado en rebeldía. Pesaba sobre él una orden internacional de detención.

La operación de las fuerzas de seguridad y de inteligencia debía ser discreta, pero, según Le Monde, el descubrimiento en el registro de la vivienda de Argenteuil de elementos susceptibles de ser utilizados para fabricar explosivos, como unos bidones con líquido y máscaras, obligaron a evacuar el edificio y movilizar a los equipos de artificieros. Las autoridades no han querido dar más detalles sobre los planes de atentado frustrado, ni sobre los elementos que han permitido dar con este individuo.

Cazeneuve ha recordado la máxima movilización de las fuerzas de seguridad francesas que desde enero han detenido ya a 75 sospechosos de yihadismo. Un total de 37 han sido imputados, de los cuales 28 están encarcelados. Este proyecto de atentado frustrado es también la 12ª tentativa desbaratada por los servicios de seguridad en los últimos 15 meses. En ese tiempo Francia ha sufrido sin embargo sus dos peores atentados, los de enero de 2015 contra la revista Charlie Hebdo y un supermercado judío, que dejaron 17 muertos, y los de noviembre contra varias terrazas, una sala de concierto y el Estadio de Francia, en los que perdieron la vida 130 personas.

Más información